jueves, 28 de febrero de 2013

Gigantes de 4 brazos

En la lista de iconos más representativos de la cultura española, indudablemente se encuentra El Quijote. Obra cumbre de la literatura española en la que su protagonista, don Quijote de La Mancha, gran aficionado a las novelas de caballería, y su fiel escudero, Sancho Panza, se embarcan en un sinfín de aventuras. Aventuras entre las cuales se encuentra la batalla contra los gigantes, que no eran otros que molinos de viento.

Estos que aquí en la foto se muestran son los de Consuegra, municipio de la provincia de Toledo. Se encuentran situados en lo alto del Cerro Calderico, y forman uno de los conjuntos de molinos mejor conservado de toda España. De los 13 originales, quedan 12 en pie, y todos ellos han sido nombrados con nombres y apodos de El Quijote.

Desde que un día, hace algo menos de un año, vi una foto de estos molinos, decidí que debía visitarlos y verlos en persona. Pensé que la imagen de los molinos en fila, con el castillo de fondo cerrando el encuadre, debía de ser algo que no había que dejar de ver en vivo. No me equivoqué. 
Lo que no imaginaba es que estos castillos serían los culpables de mi afición por la fotografía nocturna de larga exposición en condiciones de poca luz. 

Varias han sido las visitas al lugar que, aunque es de fácil acceso, es también lugar muy transitado por coches (incluso a altas horas de la noche). En mi última visita una madrugada de invierno entre las 5 y las 6 de la mañana (mucho frío, mucho viento) conseguí sacar la foto que veis. El lugar, Consuegra, en la provincia de Toledo. 

La iluminación externa la produce, por un lado, una fábrica de piensos avícolas a la derecha de la cámara, y luna en cuarto creciente detrás de la cámara. Los datos EXIF: 

Cámara: Canon 500D 
Focal: 18 mm 
Exposición: 420 sg 
Apertura: f/4 
ISO: 100



Y con todos ustedes...

... mi blog de fotografía nocturna. 

¿POR QUÉ este blog? 

Son ya muchos años los que, con mayor o menos acierto, llevo apretando el disparador de una cámara fotográfica. Podría decirse que mi primera cámara fotográfica que no fuera "de mentira" fue mi bonita Canon EOS 500N. Con ella se despertó mi curiosidad por la fotografía y ella (parece que estuviera hablando de una persona :-)) me ayudó a conocer los conceptos básicos del arte de inmortalizar instantes únicos.

Sin embargo, fue con el salto a la fotografía digital con mi Canon EOS 500D, mi actual cámara, cuando me di cuenta de que no tenía ni idea de fotografía. Y no es que ahora sea un experto, ni mucho menos, pero gracias a la fotografía digital he podido ampliar mis conocimientos sobre este mundo, y más en concreto, sobre la fotografía de larga exposición, un tipo de fotografía que siempre ha llamado mi atención, especialmente, en la modalidad de fotografía nocturna.

No fue hasta hace unos meses cuando descubrí que la noche tiene mucho más que enseñar de lo que nuestros ojos nos dejan ver. Quizá por eso, por la belleza que no vemos a simple vista, por la luz que nuestros ojos no captan, por lo divertido que es y, por supuesto, por todo lo que puedo aprender (y estoy aprendiendo), es por lo que me atrae tanto este mundo y por lo que se despertó en mí una afición oculta. Una Master Class y, posteriormente, un curso de fin de semana con Mario Rubio, hicieron el resto.

Volviendo a la pregunta inicial, ¿por qué este blog? Se me ocurren varios motivos: un buen sitio para recopilar una selección de fotos, para poder ver una evolución... Pero quizá el mayor motivo sea la inevitable necesidad que todo fotógrafo profesional o aficionado tiene de mostrar su trabajo. Trabajo que será mejor o peor, que gustará más o menos, pero que es nuestro, de cada uno.

Y como una imagen vale más que mil palabras, no me enrollo más. Ahora, las fotografías.