martes, 27 de mayo de 2014

Mejor... ¿imposible?

Hay noches en las que, por muchas ganas que tengas, y que por muy bien que lo planifiques, las cosas no salen como te gustaría. Lo cierto es que esta noche no quedamos muy tarde. Jaime, Javi y yo pensamos en 2 ó 3 localizaciones no muy alejadas entre sí. Sin prisas, sin querer hacer las cosas de forma atropellada... pero no hubo forma. La primera de las localizaciones no sólo no la encontramos, sino que nos hizo perder mucho tiempo (una pena porque tenía muy buena pinta). Andar campo a través cargados con mochilas, bocatas, bebidas, trípodes cansa bastante. Tanto tiempo perdimos, que se hizo de noche y tuvimos que descartar, no sólo la primera localización, sino una de las 2 restantes, pues desconocíamos su situación exacta. Finalmente decidimos ir a lo seguro: el castillo de Dos Hermanas, cerca de Navahermosa, pues Javi conocía la zona. 

Una vez en el castillo, lo cierto es que los minutos, que se convirtieron en horas, no cundieron lo que debían. No conseguíamos encontrar un encuadre que nos dijera algo. Eso, junto a la dificultad que en algunos puntos presentaba el castillo debido a las piedras, altos arbustos, y que, en según qué zonas había una caída importante, hacía que no nos sintiéramos cómodos. Aun así, encontramos 2 encuadres que no nos disgustaron y que aprovechamos para calentar motores. Sin embargo, creo que ni uno ni otro nos satisficieron lo suficiente.

Finalmente Jaime encontró este encuadre. En un principio no estaba yo muy convencido con lo que veía por el visor, pero con las primeras pruebas me di cuenta de que si esa noche nos íbamos a llevar algo que nos dejara satisfechos, sería con este encuadre. Además, la presencia de la Vía Láctea cruzando la foto de un lado a otro, podría darle a la foto un toque interesante. A pesar de todo, el cansancio, las horas (esta foto la hicimos a las 3:30 de la mañana), y que no parecía ser la noche, hicieron que la foto nos costara más de lo habitual. No terminábamos de sacar lo que queríamos de un escenario aparentemente sencillo.

Y, por fin, la foto que nos sacó la sonrisa. Costó, pero creo que mereció la pena. Posiblemente no os termine de convencer. Pero sólo por el afán de mejorar cada toma sabiendo que podía mejorarse (que podíamos mejorarla hasta conseguir lo que queríamos), he querido dedicarle una entrada en el blog. 

A los que leéis el blog: si pensáis que durante una noche de fotos, podéis mejorar una foto, no paréis hasta llevaros a casa la que queréis (ejem... siempre con cabeza; si en 4 horas no te sale una foto que sea sencilla, déjalo, ese no es tu día :-) ). Marcharte a casa pensando que podías haberlo hecho mejor, deja con mal sabor de boca. Esto no quiere decir que la foto no pueda ser mejorable. Cada par de ojos verá algo diferente en una foto. Cada fotógrafo cambiaría cosas de tu foto. Incluso tú mismo puedes ver la foto un mes después y mejorar mentalmente esa foto. Lo que quiero decir es que creo que es importante irse a casa con la sensación de que esa noche no se podía haber hecho mejor.

La iluminación la hicimos entre los 3. Javi se encargó del lateral que da la anchura del muro, Jaime se encargó de la iluminación de la pared lateral y del suelo, y yo de la pared frontal del fondo. La iluminación, todo con mini maglite. Y, por último, balance de blancos ajustado para compensar los 3000K de la interna de Xenon.


Datos EXIF:

mara: Canon 500D 
Focal: 11 mm 
Exposición: 42 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 800


jueves, 22 de mayo de 2014

A Hard Day's Night

Llevaba meses detrás de hacer una noche de cucos. Dicho así, puede sonar raro. Cucos, chozos, cabañas de pastores... varios nombres para para identificar esos pequeños refugios usados por pastores y agricultores tras esas duras jornadas de trabajo, y que se encuentran distribuidos por los diferentes campos de la geografía española. Los de Madrid no son una excepción y, aunque posiblemente no sea la provincia con mayor número de estas estructuras en pie, aún quedan muchos refugios de este tipo que están pidiendo ser objeto principal en una fotografía. Así que me puse a buscar y localicé algunos sobre plano. Sin embargo, sobre el terreno no fue tan fácil. Aun así, encontré el que podéis ver en la foto.

Una vez elegido el día, le propuse a varios amigos venir a pintar la noche. Además hablé con 2 grandes aficionados a la fotografía nocturna y que conocí días antes en una exposición sobre fotografía nocturna de Iván Sánchez (Fusky): Cristina García Celeiro y Felipe Carrasquilla. Ambos participan en el blog "Lunáticos de la Hiperfocal" y yo, os recomiendo que paséis por sus perfiles, pues tienen estupendos trabajos.

Finalmente, ni Felipe ni los amigos a los que se lo propuse pudieron apuntarse. Es lo malo de querer salir entre semana: no todo el mundo puede apuntarse. Quizá es lo malo de tener mono de foto nocturna: cuando te da... te da. Sin embargo, Cristina sí estaba disponible, así que quedé con ella y nos fuimos a visitar el bonito chozo. La zona no tiene ningún desperdicio y en una próxima entrada os mostraré otra foto que nos llevamos a casa.

Lo cierto es que la foto no se resistió mucho. Tras las pruebas de rigor, nos repartimos el trabajo de iluminación. Cristina se encargaría de iluminar el lateral del chozo y el olivo, y yo me encargaría del primer plano y del interior del chozo. 

Sobre la foto, balance de blancos ajustado para compensar una temperatura de unos 3000K debido a que usamos linternas de Maglite 3D y Mini-Maglite. Esta temperatura de color, y la luz de la Luna ayudaron a que el cielo tuviera el color que se ve en la foto.

Y para ver desde dónde se disparó la foto, pulsa aquí

mara: Canon 500D 
Focal: 11 mm 
Exposición: 30 sg 
Apertura: f/4
ISO: 400





miércoles, 14 de mayo de 2014

Listened Prayer

Tras más de un año subiendo fotos nocturnas, la entrada de esta noche muestra una foto que tiene un toque diferente. De lo que estoy hablando es de esas trazas que aparecen en el cielo. Para los que os estáis preguntando dónde está en Photoshop la función "Crea rayas concéntricas" aquí va una mala noticia: no existe esa función. Y si existe la forma de crearlas (que seguro que la hay, porque PhotoShop lo puede casi todo) aquí va la segunda mala noticia: no sé hacerlo :-(

Y ahora la buena noticia: sé cómo podemos crear esas líneas tan chulas y sin necesidad de un software que se invente esas líneas en el cielo.

Pero vayamos por partes, porque me enrollo y aún no he dicho nada. Esta no es la primera foto en la que muestro esas trazas en el cielo, pero sí va a ser la primera en la que os hable con más detalle sobre ellas. ¿Qué son esas líneas? Es muy simple: es el rastro dejado por cada una de las estrellas que nuestro sensor ha recogido en el encuadre seleccionado. Como seguro sabéis el firmamento no es fijo. O mejor dicho, el firmamento sí es fijo con respecto a la Tierra, pero la Tierra gira en torno a un eje que casualmente pasa por la Estrella Polar. Este giro, rotación, hace que el resto de estrellas que aparecen en el firmamento giren alrededor de la Estrella Polar. Si nuestro sensor recoge el movimiento de todas esas estrellas, el resultado es el que podéis ver en la foto de hoy.

Este efecto tan curioso puede conseguirse de varias formas. Una de ellas, es tirar una foto dejando el obturador abierto durante bastantes minutos o incluso horas. Este método tiene varias pegas. Entre ellas, que , como comprenderéis, en una foto en la que el obturador deja pasar luz durante tanto tiempo,  las posibilidades de juego con el resto de parámetros se reducen bastantes: habrá que usar un ISO bastante bajo y/o una apertura de diafragma bastante pequeña.  Entre otro de los inconvenientes se encuentra el calentamiento del sensor. Una foto en la que el sensor trabaja durante tanto tiempo seguido, puede mostrar, por ejemplo, ruido.

Otra forma de hacer este tipo de fotos puede ser usar un software que, a partir de un número determinado de fotos realizadas con el mismo encuadre y con un tiempo de separación entre cada foto de aproximadamente 1 sg. (y con ello me refiero a plantar el trípode y tirar un número más o menos elevado de fotos sin mover el encuadre) crea una foto con este efecto. Pero, ¿qué pasa? Arriba os he dicho que para hacer estas fotos no es necesario tirar de un software que se inventara estas líneas y ahora os estoy hablando de un software para crear este efecto. ¿Os he mentido? Bueno, relativamente. El software del que os estoy hablando es un programa llamado "Startrails" que lo que hace es unir, o, mejor dicho, superponer las 20, 50 ó 200 fotos que habéis tirado, de forma que el resultado final sea una única foto en la que se mezcla todo lo contenido en cada una de las fotos que se han usado para la práctica. Como cada foto muestra un firmamento diferente, debido a que las estrellas "se mueven" (insisto, nos movemos nosotros, pero, para entendernos, hablaré de un movimiento de las estrellas), la unión de todas esas fotos mostrará lo que podéis ver en la foto que se muestra más abajo, es decir, una traza por cada estrella que nuestro sensor ha ido recogiendo en cada una de las fotos que hemos tirado.

Pero entonces, ¿¿significa esto que si hacemos una foto con Startrails usando 200 fotos, debemos iluminar todas y cada una de las fotos?? En absoluto. Como Startrails une toda la luz aportada por cada foto, con iluminar una única foto sería suficiente (mejor así, ¿no? :-)) Yo recomiendo iluminar la primera y la última foto de toda la serie de fotos, pues así podemos quedarnos con la foto que mejor hayamos iluminado (o la primera o la última). 

Y ahora, la foto. El lugar elegido para esta noche es la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en Duratón, Segovia. Esa noche nos juntamos varias personas para hacer fotos, y en la iluminación participamos 4.

Varias cosas que comentar sobre la foto. Como la intención es iluminar con linterna cuya temperatura de color está en torno a los 3000K, el balance de blancos se modificó de forma que compensara el color de esta luz. Hay que considerar que, aparte de la luz aportada por las linternas, hay luz aportada por la luna y la temperatura de color de esta luz es mayor, por lo que con el balance de blancos ajustado en la cámara no sería suficiente para dar un color correcto o, mejor dicho, sin una sensación de foto azulada. Para ello se intentó compensar esta situación iluminando el escenario con linterna, y no sólo lo que claramente se ve iluminado.

Sobre el esquema de iluminación, 2 personas a la izquierda para iluminar la fachada principal y el cesped, una persona en el interior, para dar suaves toques de flash a las 2 entradas a la iglesia, y otra por detrás de la iglesia para dar un ligero toque a la espadaña a la altura de las campanas.

Los datos EXIF de cada una de las 20 fotos usadas:

mara: Canon 500D
Focal: 11 mm
Exposición: 40 sg

Apertura: f/2,8
ISO: 400




Y la primera foto, a partir de la cual se creó la de arriba:



Espero que os haya gustado ;-). Hasta la próxima semana!



viernes, 9 de mayo de 2014

Temple of Witchcraft

La entrada de esta noche es la continuación de la de hace unas semanas "Reaching the Temple of Witchcraft". Pues bien, ya estamos dentro del templo :-)

En realidad, como podréis imaginar, no se trata de ningún templo, sino del castillo de Mora, en la provincia de Toledo. El nombre por el cual es conocido dicho castillo es el castillo de Peñas Negras. Aunque no me termina de quedar claro el origen de este castillo, parece que éste es árabe y su construcción se realizó en el siglo X. Tras numerosas disputas y cambio de dueños, el castillo pasó a ser propiedad cristiana, cayendo finalmente en manos de la Orden de Santiago.

El castillo da mucho juego a la hora de sacar fotografía nocturna y, aunque en mi opinión éstas no están entre las que más me gustan de mi repertorio, lo cierto es que el color de la construcción, unido al cielo que se nos presentó esa noche me han animado a crear una entrada con las 2 fotos. 

La noche se nos presentó con una luna que no estaba muy alta en el momento de máxima oscuridad, así que si queríamos sacar algún encuadre en el que apareciera el satélite, había que darse prisa. Finalmente, decidimos sacar los 2 encuadres que veis: uno con y otro sin luna.

Como supondréis por el color azul del cielo, el balance de blancos está ajustado para compensar una temperatura de color entorno a los 3000K. A ese color también influyó la presencia de luna en el firmamento, lo que hace que el color azul del cielo sea más suave. Sobre la iluminación, linternas mini-maglite con tono cálido, que es el tipo de linterna que usamos cuando ajustamos el balance de blancos a la temperatura que os comento.

La iluminación, desde 4 puntos: a la izquierda de las cámaras, para iluminar el primer plano, desde detrás del pequeño muor de la izquierda, para sacar volumen en la estructura central, desde la derecha, para iluminar el muro más alto, y desde el interior de la estructura central, para simular vida en el interior.

Por último, el sitio donde coloqué la cámara en la primera foto... aquí 


Los datos EXIF:

mara: Canon 500D
Focal: 11 mm
Exposición: 40 sg
Apertura: f/2,8
ISO: 800



El esquema de iluminación la segunda foto fue similar al anterior, aunque con menos puntos de iluminación. Desde la izquierda y derecha de las cámaras, para el primer plano y muro, desde la izquierda, más alejado, para la estructura principal y muro del fondo, y desde el interior de la estructura.

Para obtener esta segunda foto, la cámara se puso aquí 
mara: Canon 500D
Focal: 11 mm
Exposición: 30 sg
Apertura: f/5,6
ISO: 1600



jueves, 1 de mayo de 2014

Virgen de la Oliva

Estaba yo anoche pensando en la entrada que iba a publicar esta semana, sin decidirme por la foto (o, mejor dicho, grupo de fotos) que cargaría en el blog cuando, a punto de irme a dormir, me quise antes dar una vuelta por internet. Entré en este blog y, debido a que estoy subscrito al de Namor, pude ver una nueva entrada suya.

Aparte de las fotos que, como la gran mayoría de las que he visto suyas, me parecieron buenísimas, el artículo que las acompañaba me pareció interesante. Hablaba de un tema que ya he comentado en alguna ocasión por aquí, y en él daba su opinión sobre hacer fotos de localizaciones ya fotografiadas con encuadres ya elegidos anteriormente por otros fotógrafos. Leí también las opiniones de buenos fotógrafos nocturnos sobre el tema que Namor planteaba.

No voy a reproducir cada una de las opiniones que se derramaban en el artículo. Si alguien tiene curiosidad, puede encontrarlo aquí (yo lo recomiendo). Sin embargo, sí quiero dar mi opinión. 

Partiendo de la base de que cada uno es libre de tirar la foto que quiera, creo que no tiene nada de malo tirar fotos con encuadre o haciendo uso de ideas de iluminación que otros ya han experimentado. Pienso que un gran número de fotógrafos (nocturnos o no) recurren (recurrimos) a ello cuando están aprendiendo, cuando están maravillados por una foto de algún otro fotógrafo que les causa admiración. 

En mi caso, reconozco que lo he hecho y lo hago, pues creo que me ayuda a mejorar ya que, en cierto modo, son una guía. Y es que intentar sacar una foto parecida a otra que me parece espectacular me obliga a esforzarme, a corregir errores, a crear metodologías... En definitiva, me ayuda a ser el fotógrafo que quiero ser

Ahora bien, no vería mucho sentido a seguir este camino si no es con otro fin que el de ser capaces de enfrentarnos a una localización, un objeto, y poder llevarnos una foto pensada y creada por nosotros. Otra cosa es que dé la casualidad de que esa foto, o el encuadre, ya haya sido tomado antes. Muchas veces, por mucho que busquemos, sólo uno o dos encuadres nos gustan y da la casualidad de que 10 personas tuvieron la misma idea antes que nosotros.

En definitiva, no veo mal usar mismos encuadres o mismos métodos de iluminación ya usados anteriormente. Pero (siempre desde el respeto y desde la opinión de que cada uno es libre de fotografiar lo que quiere, como quiere) creo que, aparte de para poder llevarnos una buena foto, hacer fotos que puedan ser muy parecidas a otras hechas anteriormente por otros fotógrafos, debe ser usado como ayuda para mejorar nuestro estilo o incluso para definir uno.

Coincido, además, con Namor en que hacer una fotografía que otros han hecho, con unas características similares está muy bien, hace que nos llevemos una buena foto, pero hacer una foto del mismo sitio visitado por otros, pero que tiene nuestro sello, y que 100% es nuestra nos satisface mucho más. Y es que, al menos yo, cuando hago una fotografía cuyo encuadre o tipo de iluminación no ha salido completamente de mi cabeza, no la siento 100% mía. Eso no quiere decir que no quiera llevarme la foto a casa, que no me guste. No. Esto quiere decir que, como dice Namor, plasmar una idea mía en una foto es mucho más gratificante

Una vez leído el artículo de Namor, tuve claro qué fotos subir. Se trata de unas que hice recientemente en una localización de Madrid de sobra conocida y fotografiada por bastantes fotógrafos nocturnos. Se trata de los restos de la Ermita de la Oliva, cerca de Torrelaguna, en Madrid.

Como puede verse en las 2 primeras fotos, los restos son escasos y la composición a la que más se recurre es la que os muestro en las 2 fotos. Encuadres diferentes, pero la misma composición.

Sobre la realización de las fotos, Linterna de las llamadas cálidas (maglite 3D y mini-maglite) iluminando desde el interior del ábside y desde la derecha, para iluminar lateralmente el frontal del ábside, y frontalmente la pared de la izquierda. Desde la izquierda y la derecha, iluminación del suelo.

Para ver desde dónde hice las fotos: pulsa aquí

Los datos EXIF:

mara: Canon 500D 
Focal: 11 mm 
Exposición: 42sg 
Apertura: f/2,8
ISO: 800




mara: Canon 500D 
Focal: 11 mm 
Exposición: 61sg 
Apertura: f/4
ISO: 800



Por último,aprovechando la ocasión, decidí fotografiar un antiguo bar ya fotografiado por Logan con un encuadre similar al que muestro en la foto de abajo. 

mara: Canon 500D 
Focal: 11 mm 

Exposición: 42sg 
Apertura: f/2,8
ISO: 400