lunes, 22 de febrero de 2016

Fuente de Luz

El Congreso de Fotografía Nocturna de Olite nos llevó en esta ocasión a tierras navarras. Además de una ocasión de escuchar las ponencias de grandes de la fotografía nocturna como Amadeo, Flashes en la Noche, Dark Red Team o Carles Calero, había otro motivo que nos llevó Olite. Allí, en un restaurante, se iban a exponer un conjunto de fotos de fotógrafos y aficionados a la fotografía nocturna entre los que estábamos Cristina, Felipe y yo. Y aparte de todo esto, iba a ser también la oportunidad de conocer en persona a compañeros nocturnos con los cuales llevaba ya mucho tiempo compartiendo el gusto por esta afición, además de buenas conversaciones a través de las redes sociales. Uno de estos aficionados, Juan Francisco Sánchez, estupendo fotógrafo nocturno, y mejor persona. No dudéis en pasar por su galería. Allí encontraréis fotografías espléndidas.

Una vez en Olite, la primera parada la haríamos en el restaurante donde se exponían las fotos. La mía, en concreto, es la que publiqué hace un par de semanas: La Ira de los Dioses.

Tras comer, el Congreso.Y  tras el Congreso, como no podía ser de otra forma, fotos nocturnas. A los 4 que viajamos a Olite (Felipe, César Darío y yo), se nos unió Juanfran. Para esta noche hicimos una selección de sitios que visitaríamos en función de la distancia, de lo cansado que estuviéramos y de los factores meteorológicos que nos encontráramos.  

De entre la lista de sitios elegidos, hoy os muestro el primero en el que paramos, una fuente románica con un aspecto estupendo. El cielo no es el que más nos hubiera gustado encontrarnos, pero, por desgracia, las condiciones meteorológicas son algo que no puede elegirse, y esa noche, la previsión daba cielos cubiertos toda la noche y en toda Navarra así que había que salir sí o sí e ir hasta la fuente.

Como podéis imaginar, la iluminación se hizo desde la derecha, para darle luz a la pared frontal de la fuente. El interior de la fuente se iluminó con una linterna de poca potencia, pero la justa para poder iluminar. Como casi siempre que usamos iluminación cálida, el balance de blancos lo ajustamos a un valor acorde a la temperatura de color de la linterna, es decir, frío, para compensar esta temperatura de color, aproximadamente, 3200K.

Varias pruebas con este y otro encuadre antes de montarnos en los coches a por otra localización. Pero eso será para otro día :-)


Los datos EXIF:

mara: Canon 6D 

Focal: 14 mm 
Exposición: 6 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 1600



jueves, 4 de febrero de 2016

Hipnosis

Si hace 4 años alguien me hubiera dicho que una noche estaría haciendo fotos a los restos de un vehículo creo que miraría a esa persona con una cara bastante rara. Hoy en día lo que no deja de sorprenderme es cómo pueden atraernos tanto, a la mayoría de fotógrafos nocturnos, este tipo de "cacharros". Y, además, cuanto mayor sea el estado de decrepitud en que se encuentren (siempre hasta un límite, claro), mejor.

La fotografía que esta noche os traigo es de esas que salen una noche de casualidad. Hacía días que me rondaba en la cabeza la idea de ir a visitar este coche, así que una mañana, al salir de casa para ir a trabajar, eché la cámara en el coche sin saber si esa noche haría o no foto. El día en la oficina se iba dando bien, así que llamé a Luis y tuvimos una conversación bastante corta, similar a esta:

    - Luis, ¿foto?
    - Claro, tío. ¿Dónde?
    - ¿Morris?
    - ¡Hecho!

Tiempo más tarde quedábamos y nos poníamos camino al Morris. Una vez allí inspeccionamos el terreno para encontrar posibles problemas o dificultades que de noche pudieran ser un contratiempo. Cuando tuvimos la situación más o menos controlada pensamos en cómo iluminaríamos este maravilloso ejemplar. El coche, como se puede ver, estaba lleno de restos de hojas y ramitas que le daban un aire de mayor abandono, así que ni nos molestamos en limpiar nada.

¿Luz blanca o luz cálida? Probamos con los 2 tipos de iluminación y, finalmente, nos decantamos por luz blanca para iluminar el coche en su mayoría y luz cálida para iluminar y dar vida a los faros y pilotos. El interior, por último, también se iluminó con linterna cálida.

Ya que estábamos allí, sacamos varios encuadres y, para esta noche, éste es el elegido. Un encuadre que, a gusto de Luis y mío propio, es el más llamativo, el que más impacta, el más hipnótico... o así nos pareció.

Sobre el procesado, hay un detalle en el que posiblemente habréis caído más de uno. Un detalle de edición pura sobre el que tengo que dar las gracias a Luis, un verdadero fiera. ¿Adivináis qué puede ser? ;-)

Y poco más sobre esta foto. Cuatro o cinco repeticiones para pulir detalles, y a casa tras haber dado vida de nuevo a este Morris, aunque sólo fuera por una noche.

Los datos EXIF:

mara: Canon 6D 

Focal: 14 mm 
Exposición: 30 sg 
Apertura: f/8
ISO: 800