jueves, 11 de agosto de 2016

Bright Oxide

Con la llegada del verano aumenta el número de fotos nocturnas en los que la vía láctea es la protagonista. Preciosas fotos en su gran mayoría con muy diferentes encuadres que dejan claro el arte fotográfico de los, cada vez más numerosos, fotógrafos amantes de la noche.

Ahora bien, y digo yo, no todo va a ser fotografía de Vías Lácteas en esta época, ¿no? Yo aún no he publicado ninguna a estas alturas de verano (ya avanzado) y pocas publicaré (alguna, posiblemente, pero sólo alguna). Y es que soy de la opinión de que, ni en invierno todo tiene que ser fotografía con nieve, ni en verano todo debe ser Vía Láctea. Y es que lo poco gusta y lo mucho cansa. Las fotografías de Vías Lácteas me parecen preciosas siempre que vayan acompañadas de un buen encuadre, claro. Pero cada día que entro en las diferentes redes sociales en época estival, lo único que me encuentro (venga, vamos a poner que no es un 100% pero sí un 90%) son fotografías de Vías Lácteas.

Por este motivo hoy he pensado subir una foto que lleva ya bastante tiempo en la oscuridad del disco duro y que me apetecía sacar ya.

La foto en cuestión está hecha a una de esas joyas que a veces te encuentras en los sitios más recónditos. Esa noche Luis tenía una ligera idea de dónde podía encontrarse este coche, o lo que queda de él, así que Cristina y yo le acompañamos hasta la zona donde Luis sospechaba que podría estar. No tardamos mucho en encontrarlo, la verdad. Cuando llegamos hasta donde imaginábamos que estaba, al verlo a lo lejos, apareció una sonrisa en nuestra cara que fue haciéndose mayor según nos acercábamos. No era para menos, pues un ejemplar así no se encuentra tan fácilmente.

El cielo estaba un poco raro. Unas nubes muy oscuras afectadas por una contaminación lumínica proveniente de las luces de diferentes lugares, lo que les confería un color muy extraño. Aun así, este coche se iba a llevar foto... sí o sí.

Cuando decidimos cómo iluminaríamos tan buen ejemplar, nos pusimos manos a la obra. Uno de nosotros se encargaría de la iluminación de los faros y la parte frontal, y otro se encargaría de iluminar tanto el capó como el lateral del coche.

A propósito de la iluminación de los faros, hay gente que a veces me pregunta por la luz que tiene los faros. Les parece curioso que con Photoshop haya modificado los faros para simular que estaban encendidos. Y es en esos momentos en los que les corrijo y les digo que la foto (esta u otras) ha pasado por Photoshop para recibir alguna pequeña corrección, o para aumentar el enfoque, el contraste y/o la saturación. Cuando les digo que la luz que tiene los faros no ha sido creada con Photoshop, me han llegado a preguntar con una sonrisa sarcástica "¿le diste al mando de las luces del coche?". Es ahí cuando aparece mi sonrisa y les contesto que la luz está dada con una linterna manejada por uno de nosotros, que, por cierto, estaba pegado al frontal del coche. Lo mejor es el cambio que se produce en la cara de aquellos que no tienen mucha experiencia en este tipo de fotografía.

En fin, la magia de la fotografía.

El tipo de luz que utilizamos fue cálida. Por este motivo, como ya he explicado en muchas ocasiones, para contrarrestar el color de este tipo de linternas, el Balance de Blancos se ajustó a una temperatura de color fría. Como veis, el valor de ISO ajustado en la cámara fue muy alto. El motivo fue el que decía más arriba: el cielo estaba muy oscuro, tan solo suavemente iluminado por la contaminación lumínica proveniente de distintos focos de luz. Un ISO alto ayudaría a que el cielo tuviera más luz. Ahora bien, tener un ISO tan alto para conseguir un cielo más claro obliga a dar menos luz al objeto que quieres iluminar. Es decir, hay que ajustar mucho e intentar no pasarte con la luz, pues, teniendo tan cerca de la linterna el objeto iluminado sería fácil quemar alguna zona, más en concreto las más claras.

Y poco más. Una noche muy interesante y divertida dando luz a objetos y joyas como este Dodge, en un intento por darles vida... aunque sólo sea por unas horas.

Espero que os guste. Y, como siempre, si algo no queda claro, o si tenéis alguna curiosidad sobre cómo se hizo la foto, no dudéis en preguntar.


Los datos EXIF:

Cámara: Canon 6D 
Focal: 14 mm 
Exposición: 30 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 3200