viernes, 28 de noviembre de 2014

Ruta Nocturna

En todo el tiempo de vida de este blog, y son ya casi 2 años, sólo en una ocasión he subido fotos en las que el protagonista fuera una máquina. En aquella ocasión se trataba de un vagón de tren. Si no lo recordáis, podéis verlo aquí. Y no es porque no me gusten este tipo de fotos. Todo lo contrario. Me parece que las fotos nocturnas en las que el protagonista es un coche, un avión, un tanque, un tren o un camión, tienen una magia especial. La posibilidad de "dar vida", aunque sea en una foto, a todo aquello que no la tiene, pero que de algún modo la ha tenido, es una idea que, al menos a mí, resulta atractiva. Si no he subido más fotos con maquinaria es porque no me ha resultado tan fácil encontrar este tipo de "modelos". Ahora bien, en cuanto vayan apareciendo, allí iré a "darles vida" a mi manera :-).

El protagonista de esta noche es un camión que muy posiblemente sea fotografiado ahora mucho más de lo que era cuando prestaba servicio. Bueno, realmente, ahora presta un servicio muy diferente al que antaño prestaba :-)

Tantas son las fotos que se le han hecho que es complicado encontrar un encuadre nuevo, así que pensamos en no buscar encuadres rebuscados, sino sencillamente aquellos que nos gustaran. De esta forma, sacamos estas 2 fotos.

Esta noche estuvimos José A. y yo solos, así que nos repartimos el trabajo. Uno se encargaría de iluminar el frontal, y otro se encargaría de los faros y de un lateral. Para el interior usamos un flash en el que colocamos un receptor inalámbrico que sería accionado a distancia con un disparador.

Por último, balance de blancos. Al usar linterna cálida, para contrarrestar el color de la luz de este tipo de linternas, es necesario usar un balance de blancos que esté acorde a esta temperatura de color.

Por cierto, para ver desde dónde se hizo la primera foto, pulsa aquí

Los datos EXIF:

mara: Canon 500D 

Focal: 11 mm 
Exposición: 40 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 400




Y para ver desde dónde se hizo la segunda, pulsa aquí

Los datos EXIF:

mara: Canon 500D 

Focal: 11 mm 
Exposición: 40 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 400



viernes, 21 de noviembre de 2014

Return to Camelot

Yo no sé si el castillo que esta noche os presento podría haber estado a la altura del legendario Rey Arturo. Lo que sí os puedo decir es que cuando me situé al lado del camino que lleva al castillo, y me giré para mirar la enorme construcción, sólo me vino un nombre a la cabeza: Camelot.Y es que, de todas las construcciones antiguas en ruinas que he visitado, creo que esta es, si no la más grande, sí una de las más grandes.

Pero no sólo es la gran cantidad de terreno que abarcan sus murallas. Es también lo majestuoso, lo grandioso de sus torres (de las que quedan en pie, claro), de los arcos que forman parte de los accesos a este castillo de Montalbán. Un castillo de origen Templario que ha pasado por manos de diferentes nobles, entre los cuales ha habido algún rey, como Alfonso XI. Actualmente pertenece a los duques de Osuna, descendientes de Juan Pacheco.

La foto fue tomada durante una salida con Cristina García Celeiro, Felipe Carrasquilla y Luis R. Fraile en una noche con una luz muy potente de luna. Gracias a esa luz es mucho más fácil que una construcción tan grande pueda verse en su totalidad. Por tanto, en esta foto no fue necesaria nuestra participación, salvo en un detalle: el camino que lleva al castillo. Esta iluminación fue toda mérito de Cristina, que se pegó una señora carrera con linterna encendida en mano a lo largo de todo el camino. Personalmente, creo que el esfuerzo mereció la pena ;-)

Como la luna aportó mucha luz, y el cielo, debido a las nubes, podría reflejar mucha luz, a Felipe se le ocurrió la idea de usar la tapa negra del móvil a modo de "black card" (no teníamos cartulina negra ) para tapar selectivamente las zonas de cielo que podrían hacer que éste quedara sobreexpuesto en comparación al castillo. 

La foto no tiene mucho más que explicar aunque, como siempre, si surge alguna duda, lanzad la pregunta y os contestaré lo antes posible. 

Gracias por entrar!

Los datos EXIF:

mara: Canon 500D 

Focal: 11 mm 
Exposición: 35 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 800



jueves, 13 de noviembre de 2014

A Quiet Job

Hace años, ya unos cuantos, por motivos del proyecto en el que me encontraba trabajando en aquel momento, estuve durante algo más de 2 meses con compañeros diferentes a los habituales. Entre todos ellos había uno, Fernando, un tanto peculiar. Peculiar por su forma de ser, por su forma de pensar. Recuerdo un día en el que, no sé muy bien a cuento de qué vino, Fernando comentó cuál sería el trabajo de su vida. Lo cierto es que nos dejó un poco sorprendidos a los que allí nos encontrábamos, pues era un tipo de trabajo muy diferente, muy, muy diferente del que hacía en aquél momento. El trabajo ideal para él era el de farero. Nunca se me habría ocurrido que la profesión que pudiera llenar a alguien pudiese ser la de farero. Creo que, sobre todo, por la cantidad de horas sólo y lejos de cualquier presencia humana. Pero quizá en parte por esto, por el silencio, la tranquilidad, el trabajo de farero pudiera atraer tanto a esta persona. Y no sólo por esto. El contacto con la naturaleza, la inmensidad del mar u océano, me parecen un gran reclamo que no todos los trabajos pueden tener. En fin, vamos ahora a ver la historia de la foto que esta noche os muestro.

Esta es una de las últimas fotos que hicimos en el viaje que nos marcamos en ese fin de semana completito dedicado a la fotografía nocturna, y que comenzó en Las Médulas, y terminó en el Cabo Home, en Pontevedra. El faro que podéis ver es el faro de Punta Subrido. Lo cierto es que no teníamos muchas esperanzas en esta foto, pues, cuando llegamos, las nubes cubrían gran parte del cielo y eso nos iba a limitar un poco a la hora de sacar un cielo atractivo. Pensamos, por tanto, que teníamos que ser rápidos a la hora de actuar pues, en cuestión de minutos, el cielo estaría totalmente cubierto.

Encuadre, elegir tipo de iluminación, focos de iluminación y reparto de trabajo. Uno de los 2 se escondió entre los arbustos y se encargó de iluminar el faro. El otro se encargaría de iluminar el camino. Por último, los 2, colocados desde el punto en el que se situó la cámara, nos repartimos la iluminación del suelo y los árboles para darle un poco más de volumen a la foto. Sobre el tipo de iluminación utilizada, linternas cálidas.

Y poco más. Si tenéis alguna duda sobre cómo se hizo la foto o alguna otra cuestión relacionada con fotografía nocturna, estaré encantado de resolverosla.


Los datos EXIF:

mara: Canon 500D 

Focal: 11 mm 
Exposición: 60 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 100



jueves, 6 de noviembre de 2014

Mejor en equipo

Cuando tienes una afición como es la fotografía nocturna, y aparece delante de tus ojos el trabajo de algún compañero nocturno, en ese momento en que te sitúas en el lado de la persona que observa una foto, la forma de ver una foto suele ser muy diferente a la de cualquier otra persona aficionada a la fotografía o no, pero sin conocimientos, o con conocimientos escasos de fotografía nocturna o light painting. O al menos, en mi caso, es diferente.

Y es que, aspectos técnicos aparte, cuando veo una fotografía nocturna no puedo evitar pensar en cómo puede haber sido hecha. Tipo de iluminación, puntos de iluminación, técnicas usadas... Observando la fotografía que esta noche os muestro, me ha hecho pensar en esto que os cuento.

La fotografía está realizada en el Castillo de Montalbán. En este caso tuve la suerte de disfrutar de la compañía Cristina García, Felipe Carrasquilla y Luis Fraile, y su saber hacer. Si seguís mi trabajo desde hace un tiempo, seguro que ya los conoceréis. Si no, os aconsejo que reviséis su trabajo, pues los 3 tienen una galería nocturna muy interesante.

Como os decía antes, la sensación que nos llevamos al observar una foto puede ser diferente dependiendo del tipo de ojos que observa esa foto. Si eres de los que les gusta analizar la foto, podrás ver que esta foto está hecha en equipo. ¿Qué quiero decir con esto? Una foto hecha en equipo es una foto en la que cada actor tiene un papel determinado, una función concreta. Cada uno debe encargarse de que aquello que va a iluminar va a quedar lo mejor posible. Y es que, si todos los actores se encargan de hacer buen el trabajo, la foto final, que será el resultado de todas las iluminaciones, será una foto equilibrada.

En la foto de esta noche participamos las 4 personas que fuimos al castillo. Y, por si quedan dudas de cuáles fueron los puntos en los que se situaron los focos de iluminación, éstos fueron: el interior de la puerta de la torre, la puerta escondida de la izquierda, el suelo y pared de la escalera, y la pared de la derecha. Los instrumentos empleados para iluminar fueron linternas cálidas, un flash con un gel rojo y una linterna de color rojo.

Espero que os guste.

Los datos EXIF:

mara: Canon 500D 

Focal: 11 mm 
Exposición: 38 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 400