miércoles, 15 de mayo de 2013

El Vigilante


Hay veces que parece que se juntan todos los elementos para que no puedas negarte a hacer una salida nocturna: víspera de festivo, buena compañía, destino fotográfico fácilmente accesible, y previsión de cielos sin lluvia. Esta noche parecía ser una de esas, pero al llegar al destino, la meteorología se empeñó en llevar la contraria a la más pesimista de las predicciones (ni gota de agua). Fue una noche de tormentas, ahora llueve, ahora no, ahora jarrea, ahora chispea...

Aun así, había que aprovechar el desplazamiento y esos escasos momentos de poca lluvia para sacar linternas, flashes y ponerse a disparar. El resultado, el que se puede ver.

A pesar de ser un lugar bastante alejado de grandes núcleos urbanísticos, justo por detrás había un conjunto de chalets en una pequeña urbanización que, como se puede ver en la foto, daban mucha iluminación. Debido a esta contaminación lumínica, el balance de blancos se dejó en 3100K.

La iluminación de la atalaya y alrededores se hizo con linterna cálida, mientras que la iluminación en el interior de la atalaya se hizo con un flash en el que se montaron 2 geles CTO de 1 paso

Los datos EXIF:

mara: Canon 500D 
Focal: 23 mm 
Exposición: 240 sg 
Apertura: f/4,5
ISO: 200



lunes, 6 de mayo de 2013

Atalaya

Hace poco tiempo descubrí estas antiguas construcciones como objetivo de fotografía nocturna. Las atalayas son antiguas torres de vigilancia repartidas por todo el mundo. Muchas de las que son de origen musulmán están distribuidas por la Península Ibérica. Esta, en concreto, es la Atalaya de Arrebatacapas y se encuentra en Torrelaguna, y es una de las 6 atalayas del Jarama, que formaban la red de comunicaciones para la defensa de Toledo. Su construcción data del siglo XI.

La noche en que fuimos a fotografiar la atalaya se dio mejor de lo que esperábamos, pues, la cercanía de una depuradora y, sobre todo, las farolas del lugar, nos hicieron pensar que íbamos a tener que luchar contra la imposición de una iluminación excesivamente cálida. Finalmente, con el uso de filtros cálidos en las linternas (ya, de por sí, cálidas) para iluminar la parte de torre sin iluminar y todo el suelo visible, y con el balance de blancos de la cámara puesto a una temperatura inferior a 3000K, salvamos este inconveniente. Los datos EXIF:

mara: Canon 500D 
Focal: 18 mm 
Exposición: 30 sg 
Apertura: f/3,5
ISO: 400




domingo, 5 de mayo de 2013

Olor a leña quemada


Me alegro de que esa noche no nos fuéramos a casa sin pasar por Patones de Arriba. Este pequeño pueblo de la sierra madrileña lleno de casas hechas con piedra y pizarra es un interesante destino turístico para pasar la mañana paseando, degustar un rico asado hecho en horno de leña y, por qué no, hacer noche disfrutando de la más absoluta tranquilidad. Todo, salvo esto último, ya lo conocía. 

Cuando llegamos a Patones lo hicimos casi con el convencimiento de que no lograríamos sacar nada en condiciones, pero, finalmente, encontramos las ruinas de lo que, en algún momento, debió de ser una casa.

La iluminación está hecha con linternas Mini-Maglite y con flash con geles

Los datos EXIF:

mara: Canon 500D 
Focal: 18 mm 
Exposición: 33 sg 
Apertura: f/4,5
ISO: 800