• Siguenos en Flickr
  • Siguenos en Blogger

martes, 15 de octubre de 2019

Dos cabezotas y un castillo

Hoy voy a comenzar esta entrada haciéndote una pregunta. Si te dieran a elegir entre hacer una foto muy llamativa, con una iluminación y encuadre perfectos, pero sin ninguna dificultad... vamos, de ésas que llegas, haces 4 ó 5 tomas y ya te la llevas... o hacer una foto que sea menos llamativa que la primera, pero que haya supuesto un desafío por la dificultad a la hora de hacer la iluminación... ¿con qué te quedarías? Sigue leyendo, y te doy mi respuesta más abajo.

Cuando sales de fotos nocturnas y te desplazas hasta la localización (o localizaciones) que tienes seleccionada para esa noche, generalmente no lo haces a ciegas. Lo más normal es que previamente te hayas informado del tiempo, de la fase en que se encuentra la Luna, de la hora a la que se pone el sol, de si va a hacer frío o calor, de si el sitio en cuestión recibe mucha o poca luz procedente de contaminación lumínica, etc. Es decir, intentas llevar preparado, en la medida de lo posible, aquello de lo que puedes tener conocimiento antes de desplazarte.

Hay otros factores que, sin embargo, no puedes controlar. Por ejemplo, tú puedes saber si el cielo que te vas a encontrar está muy despejado o, si por el contrario, estará muy nublado. Pero cuando consultas la previsión y lo que ves es que va a haber nubes y claros, va a ser mucho más complicado saber si lo que te vas a encontrar van a ser las condiciones que buscas para tu foto. O, por ejemplo, muchas veces, hasta que no estás en una localización e inspeccionas el terreno, el motivo a fotografiar, es decir, el escenario de trabajo, no sabes si la foto va a resultar fácil o no.

El día en que Felipe y yo fuimos al castillo de Villarejo sabíamos que había posibilidades de que el cielo no se portara mal, pero no las teníamos todas con nosotros. Cuando llegamos a la localización por la tarde, lo primero que hicimos fue inspeccionar el castillo y darle una vuelta a las posibles fotos. Fueron 2 los encuadres que más nos llamaron la atención. Sin embargo, uno de ellos muy posiblemente íbamos a tener que descartarlo. El motivo era que la iluminación de uno de los laterales de la fortaleza la veíamos imposible de realizar, al menos, correctamente. ¿Por qué? Ahora lo verás.

Cuando se hace la iluminación de un motivo, pienso que lo más importante es poder transmitir al observador la verdadera forma y detalle del edificio. Y esto sólo se consigue con una iluminación muy concreta. En el caso de edificios que tienen formas curvas, como pueden ser las torres de un castillo, lo ideal es iluminar desde un punto a la derecha o izquierda de la cámara (dependiendo de dónde esté la torre), de manera que entre el haz de luz y la línea imaginaria que hay entre la cámara y el punto en el que incide el haz de luz en la pared o torre, se forma un angulo lo suficientemente grande que permita ver las formas del objeto iluminado. Resumiendo: hay que intentar dar una iluminación que te transmita el volumen del objeto fotografiado. Además, esta iluminación hay que hacerla a una cierta distancia, pues, si no, corres el riesgo de no repartir bien la luz si el objeto es grande, o incluso de "quemarlo" en algún punto.

En el caso de este castillo, encontramos el problema de que en el punto en el que termina la torre de la derecha había una caída de unos metros, por lo que era imposible alejarse en aquella dirección para poder dar luz a esa torre y, de paso, a la pared. Así que nos centramos en el encuadre fácil. Sin embargo, cuando terminamos de hacer esa primera, volvimos al punto inicial, donde habíamos visto el primer encuadre, y estuvimos dándole una vuelta a lo que podíamos hacer. Teníamos 2 problemas que teníamos que resolver, iba a ser complicado, pero nos empeñamos en que esa foto tenía que venirse a casa.

El primer problema era el más importante. ¿Cómo dar luz a la torre conflictiva? Por culpa del problema que teníamos sabíamos que no podríamos dar luz a la vez a esa torre, a la pared y a la torre más cercana, la que quedaría en el centro de la foto. Tendríamos que hacerlo por partes, con iluminaciones dedicadas a diferentes zonas. Es decir, una iluminación para la torre más cercana, otra para la pared, y otra para la torre más alejada. Pero, ¿cómo hacer esta última? Sólo veíamos una opción posible: iluminarla desde abajo. Pero era del todo imposible hacerlo en 30 segundos, pues sólo éramos 2 personas (estamos ágiles, sí, pero no tenemos records de atletismo), el tiempo habitual que usamos para mostrar las estrellas más o menos estáticas. Entonces pensamos: "bien, pues hagamos la foto en 2 minutos". ¿Por qué no?

Nos repartimos el trabajo. Uno de los 2 se encargaría de la pared de la izquierda, y el otro de la de la derecha, incluyendo la bajada al camino de acceso al castillo para intentar iluminar la torre. Ajustamos los parámetros para un tiempo de obturación de 2 minutos, cruzamos los dedos y nos pusimos manos a la obra.

Sabía que la mejor forma de iluminar este castillo era ésta que habíamos pensado, pero, sinceramente, no estaba nada seguro de lo que íbamos a conseguir. Sin embargo, cuando me acerqué a la pantalla de la cámara una vez hubimos terminado la foto, tuve claro que esa foto nos la íbamos a llevar a casa. A pesar de la dificultad de la foto, no fueron necesarias muchas pruebas, 4 ó 5 más para pulir detalles. Y ahí estaba la foto.

No creo ser capaz de describir con palabras cuánto me alegré de sacar aquella foto. Obtener en una única toma una foto cuya iluminación veíamos muy, muy complicada, y todo ello tras haberle dado vueltas a la planificación y organización para realizar la toma es de las cosas que más me gustan de la fotografía nocturna.

Posiblemente tendrás curiosidad por saber cómo hicimos la iluminación completa del castillo. Pues bien, como te decía más arriba, la iluminación nos la repartimos entre las 2 únicas personas que estábamos allí para dar luz. Uno de los 2 se quedó con la parte izquierda del castillo. La iluminación tanto de la torre de la izquierda, como de la pared se hizo con linterna cálida de gran potencia. Para ello, el iluminador se colocó a la izquierda, teniendo cuidado de no salir en el encuadre de la foto. La parte derecha, como comentaba arriba, se hizo por partes dentro de los 2 minutos de iluminación. Durante unos segundos se realizó iluminación de la pared del castillo con linterna cálida de escasa potencia. Se eligió esta linterna pues fue necesario estar muy cerca de la pared, corriendo el riesgo de quemar alguna zona de la pared. A continuación, saliéndonos del encuadre de la foto, se realizó la iluminación de la torre que aparece en el centro de la fotografía. Esta iluminación se hizo con linterna cálida de gran potencia. Una vez acabamos de dar luz a esta zona, se repartió algo en el suelo, y carrera hasta el camino que llevaba al castillo, para iluminar desde abajo la torre que aparece más a la derecha en la foto.

Aquella noche me fui enormemente contento y satisfecho de lo que habíamos hecho. Hacía mucho tiempo que no disfrutaba haciendo una foto tanto como aquella noche. Una vez más el trabajo en equipo había funcionado.

Con respecto a la pregunta que te hacía al principio de esta entrada, creo que  ya no hace falta que te dé la respuesta de la misma, ¿verdad? ;-)

Espero que te guste la foto. Como siempre, si tienes alguna pregunta, no dudes en hacérmela.

¡Hasta pronto!

Los datos EXIF:

mara: Canon 6D 

Focal: 16 mm 
Exposición: 120 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 320



miércoles, 4 de septiembre de 2019

Pensamientos

Hoy toca mirar hacia atrás. Toca revisar el baúl y ver si allí hay algo que merezca la pena rescatar. ¿Por qué no? A veces te puedes llevar alguna sorpresa. Y veo que me voy a marzo de 2017, concretamente a la noche del 31. Allí encuentro que aquel día Felipe, Luis y yo quedamos para hacer fotos nocturnas y pensamos en ir a un sitio que yo ya conocía, pues había estado con anterioridad con Cristina, pero de donde no me llevé una foto que me dejara contento.

El motivo a fotografiar, unos bustos que están anclados en pleno campo. Fuimos allí tras haber comprobado que la previsión meteorológica daba cielos con bastantes nubes. Pero lo cierto es que cuando llegamos nos encontramos con que, una vez más, la previsión había fallado... o casi.

Digo casi porque pudimos encontrar unas nubes moviéndose, y que casi podría asegurar que nos decían "aprovechad, que nosotras no vamos a estar mucho aquí". Así que no perdimos tiempo. Montamos trípodes junto al busto y pensamos en la iluminación que aplicaríamos a la figura. Como se trataba de un elemento pequeño, no debería de darnos mucha guerra. Iluminación principal desde la derecha, e iluminación de relleno desde la izquierda. Con sólo 2 personas iluminando sería más que suficiente. 

Elegimos iluminación cálida. En general soy más de linterna cálida. Tengo la sensación de que me da fotos más realistas. En este caso, debido a que el elemento a iluminar era pequeño, con linternas pequeñas sería más que suficiente.

Y nos pusimos a iluminar. No fue necesario repetir mucho la toma, pues, como digo, la foto fue de las fáciles. Por suerte conseguimos encuadrar las nubes que podéis ver en la foto, aunque no tardaron mucho en irse dejándonos bajo un cielo lleno de estrellas. Creo que capturamos las mejores nubes que esa noche tuvimos.

Probamos a hacer algún otro encuadre más, pero lo cierto es que éste es el que más nos llamó la atención. Y cuando terminamos, nos fuimos a por otra escultura. Pero esa historia se queda para otro día en que vuelva a buscar en el baúl... o no.

¿Tienes alguna duda sobre cómo se hicimos esta foto? ¿Sobre la iluminación? ¿Quizá sobre los parámetros que deben configurarse en la cámara para obtener una foto como ésta? Más abajo te voy a dejar los parámetros que configuré para obtener esta foto. Pero, por supuesto, si tienes alguna duda al respecto, pregúntame.


¡Hasta pronto!


Los datos EXIF:

mara: Canon 6D 

Focal: 16 mm 
Exposición: 30 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 250






domingo, 18 de agosto de 2019

La Luna y las 5 torres

La historia de esta foto comenzó hace aproximadamente 2 semanas. Javi, un amigo y compañero de trabajo me escribió un mensaje que decía:

- Tengo apalabrado el Sigma, pero hasta septiembre no tengo que entregarlo. ¿Quieres probarlo antes?

Durante varios segundos estuve dudando, y, finalmente, le contesté.

- Sí, déjamelo

Cuando recibí el mensaje de Javi recordé que en 10 días teníamos luna llena, y pensé que ésta podría ser una buena oportunidad de sacar la típica foto de las 4 torres con la luna. Es una foto que está muy vista, pero siempre me ha llamado la atención. De hecho, ya la había intentado en alguna ocasión, pero por diversos motivos nunca había quedado satisfecho.

Recordé que César Vega tenía también un objetivo similar, así que le propuse quedar el día que habría luna llena. Le pareció buena idea y se ofreció a buscar el mejor sitio para sacar la foto.

Yo no soy ningún experto en sacar este tipo de fotos, no es el campo en el que mejor me manejo, pero de lo poco que sé es que la Luna cada mes sale desde un sitio diferente, por lo que no hay un sitio fijo desde el que sacar la foto independientemente de la época del año. Además, hay un factor muy limitante, que es el tipo de objetivo con el que se disponga. Con un gran teleobjetivo, se puede conseguir que la luna tenga un aspecto enorme en comparación con las torres, mientras que con un teleobjetivo más pequeño (aproximadamente unos 300mm) la Luna tendrá un aspecto más pequeño y podremos obtener una foto en la que la luna se encuentre entre la segunda y la tercera torre y no sobresalga.

En definitiva, sitios hay muchos pero, eso sí, hay que encontrar aquellos que sean accesibles y que nos permitan visualizar las torres sin objetos (farolas, árboles, arbustos) entre la cámara y las torres.

Hoy en día hay aplicaciones que nos permiten localizar la mejor zona desde la cual poder sacar la foto en cada momento del mes. Son aplicaciones que te muestran sobre un mapa la línea en la que hay que situarse para sacar la foto que uno va buscando. Esta línea es la que une el punto en el que se sitúa la cámara con el punto sobre el mapa en el que se encuentra la Luna en un momento determinado. Como además, estas aplicaciones te dicen la altura a la que se encuentra la Luna en cada momento, tú puedes saber, desde donde se encuentra la cámara, en qué punto de la esfera celeste va a encontrarse nuestro luminoso satélite. Ésto es lo que hizo César con una aplicación bastante completa llamada "Plan it". Localizó el punto desde el que deberíamos colocarnos para sacar la foto que íbamos buscando, contando con que íbamos a disparar con objetivos de 600 mm de focal.

La mañana de la foto, César, además, hizo algo que considero que es muy importante: ir a conocer el terreno antes de ir a hacer la foto. Las aplicaciones de las que te hablo son completísimas, pero no pueden decirte si el punto en el que te vas a colocar es realmente bueno. Aunque estas aplicaciones puedan darte la altitud de un punto determinado, evidentemente, no te pueden decir si entre el punto en el que te sitúes y el objetivo final (luna con las torres) hay objetos que pueden echar al traste toda tu planificación. Por tanto, yo, sin ser experto en este tipo de fotografía, recomendaría siempre visitar el lugar antes de ir cargado con cámaras y trípodes. Imaginad que este punto está a 20 minutos de donde debéis dejar el coche. Encontrar, al llegar al punto, que no puedes sacar tu foto por hay una valla, una farola en la trayectoria hasta el objetivo final, unos arbustos con una altura mayor de lo normal, no es demasiado agradable.

Este trabajo, el de organizar la foto, es el trabajo que más tiempo va a llevar en la realización la foto. Y es que, en una foto como esta, el tiempo que vas a dedicar a hacer la foto puede ser de segundos. Ahora me explico.

La tarde de la foto quedamos César y yo en un lugar donde dejamos los coches, y nos dirigimos al punto que él había encontrado. Decidimos quedar pronto, aproximadamente una hora y media antes de que la luna saliera. Queríamos hacer pruebas antes y comprobar si ese era buen punto o si habría que colocarse más a la derecha o más a la izquierda. Yo aproveché para comprobar con la aplicación que yo suelo usar, Photopills, que éste era buen punto para sacar la luna. Como era de esperar, Photopills coincidía con lo que "Plan it" le dijo a César. Una vez hicimos pruebas, y como quedaba tiempo hasta que la luna saliera, hicimos otra cosa importante: comernos el bocadillo que cada uno había traído :-)

Y llegó el momento. Mientras estábamos hablando, César, de pronto, dijo: "¡Mira, ya está ahí!". Y menos mal que se dio cuenta, porque podríamos habernos quedado sin foto. Y es que, aunque no nos lo parezca, la luna se mueve muy deprisa. Tanto, que pasaron segundos desde que la luna empezó a salir, hasta que se salió del encuadre de las torres. Por esto lo que os decía un poco más arriba: esta foto se hace en segundos, y lo más importante es la planificación. Si la planificación falla, el resto no tiene sentido.

Minutos antes de hacer la foto definitiva, estuvimos haciendo pruebas, para encontrar los mejores parámetros. Puedo estar equivocado, pero de las pruebas que pude hacer, saqué como conclusión que para sacar la foto nítida es importante disparar la foto a una velocidad de obturación rápida. Como los teleobjetivos no suelen ser especialmente luminosos (el Sigma que usé, a 600 mm, tiene una apertura máxima de f/6.3), tuve que tirar de ISO para que la foto no saliera muy oscura. De ahí los parámetros que podéis ver abajo.

Y, por último, algo que me pareció muy importante en las cámaras reflex, y que, al menos a mí, me ayudó mucho a que la foto saliera nítida: el uso del bloqueo del espejo. Este función, como seguro que muchos conocéis, hace que la foto se dispare en 2 tiempos: una primera en la que el espejo se levanta y se bloquea, y que puede producir que la cámara vibre ligeramente, y una segunda en la que el obturador se abre y se toma la foto. Usar esta función a 600 mm hizo que mi foto saliera nítida. Os aseguro que hice pruebas con, y sin la función activada, y las diferencias fueron notables.

Por supuesto, imprescindible el uso del control remoto para evitar tocar la cámara en todo momento.

Y poco más. Ésta fue mi experiencia sacando esta foto. Como os he dicho más arriba, no es el tipo de foto que más suelo tirar. Hay grandes fotógrafos que sobre este tipo de fotos tienen muchísimo más que contar. Fotógrafos como Juan Carlos Cortina o José Ángel Izquierdo, que llevan mucho tiempo haciendo fotos de este tipo, y que tienen una experiencia enorme. Os recomiendo buscar sus trabajos. Merecen mucho la pena.

En fin, como de costumbre, espero que os guste y, si tenéis alguna pregunta sobre cómo se hizo la foto, no dudéis en dejármela en vuestros comentarios

¡Hasta pronto!

Los datos EXIF:

mara: Canon 6D 

Focal: 600 mm 
Exposición: 1/30 sg 
Apertura: f/6.3
ISO: 3200







jueves, 15 de agosto de 2019

El foso

Por motivos de trabajo, y porque las últimas semanas están siendo siendo, fotográficamente hablando, más activas de lo que estaba siendo habitual (cosa de la que me alegro), he tenido muy poco tiempo para preparar entradas en el blog, a pesar de tener fotos nocturnas que enseñaros.

Va a cumplirse un año del primero de los viajes que realicé durante 2018 a Navarra. Aunque hacía tiempo que tenía en mente viajar a esta tierra, fue a mediados de agosto cuando se me cruzaron los cables y decidí que tenía que ir allí, y que no podía dejar pasar más tiempo. En un principio tenía pensado viajar un viernes y pasar el fin de semana, pero después de ver la previsión meteorológica, decidí adelantar mi viaje un día, y un jueves hablé con mi jefe para decirle que el viernes necesitaba cogerme el día, y prácticamente al salir del trabajo puse rumbo a las Bardenas Reales. Creo que mi decisión fue más que acertada, pues el tiempo que allí pasé fue increíble.

La foto que os traigo hoy, sin embargo, no es de ese fin de semana, sino de otro en el que volví a viajar a Navarra tan solo 2 meses después. Aunque no se necesitan muchas excusas para viajar a esta tierra, lo cierto es que en mi primer viaje me quedé con una espinita clavada. Tenía muchas ganas de tener una foto de las Bardenas Reales con tormenta, y aunque en mi primer viaje pude conseguir algo, eso no me dejó satisfecho. Así que planifiqué mi segundo viaje, y un viernes en que daban cielos bastante cubiertos decidí volver a Navarra. 

La noche del viernes pude comprobar que la previsión meteorológica no falló y sé que hice bien en viajar, pues tenía muchas ganas, aunque hubo un factor que yo sabía que me iba a perjudicar bastante a la hora de hacer la foto: había luna casi llena. 

Los que me conocéis sabéis que no me gusta salir de fotos cuando hay bastante luna. Y, para mí, bastante luna es una luna descubierta en más de un 30-35% (aquella noche la luna debería estar en torno al 85%). ¿Por qué viajé entonces? Supongo que algo me decía que tenía que viajar allí, que todo iba a ir bien y, que, como ya he dicho en alguna ocasión, el que no arriesga, no gana.

Por otro lado, una luna fuerte podría venirme bien para iluminar el paisaje. En fin, que nuevamente viajé a Navarra. Cuando llegué a las Bardenas pude comprobar que la previsión no había fallado y las nubes que deseaba encontrar, allí estaban esperando. Por desgracia, la luna estaba en un punto en el que iluminaba el Castildetierra, no desde donde a mí me habría gustado, que sería a unos 90% de la línea que formaban mi trípode con la montaña, sino formando un ángulo de unos 45%, lo cual iba a impedir sacar perfectamente las texturas que esta preciosa maravilla natural tiene.

Sin embargo, no todo iba a ser malo. Las nubes decidieron moverse en la dirección en la que yo me encontraba, por lo que una exposición de varios segundos iba a enseñarme una fuga maravillosa que, sin duda, encajaría perfectamente en la foto.

Como podréis imaginar, en esta foto no fue necesario iluminar. Esa noche tenía conmigo la linterna más potente que puedo encontrar por la noche. 

Creo que arriesgué e hice bien. No conseguí traerme la foto con tormenta que iba buscando, pero no importa. El viaje mereció la pena. No tengo la menor duda. En cuanto a esa foto, y alguna otra que tengo en mente, quizá pueda traérmela en algún otro viaje. Quién sabe.

Como siempre, si tenéis alguna duda, o queréis comentar algo sobre la foto, sed libres de hacerlo, y os responderé lo antes posible.

¡Hasta pronto!

Los datos EXIF:

mara: Canon 6D 

Focal: 16 mm 
Exposición: 29 sg 
Apertura: f/4
ISO: 800




jueves, 11 de julio de 2019

Looking for Shelob

- ¿Cuándo puedes ir?

Era lo único que yo necesitaba saber para cuadrar fechas, pues sin haber visto las fotos del lugar, sabía que me gustaría. Tal como mi compañero de trabajo José Manuel me había descrito el lugar, muy raro sería que no me gustara como sitio para pasar una buena noche de fotos. Ahora bien, cuando vi las fotos que él mismo había hecho en una visita diurna, se me pusieron los ojos como platos y avisé a Felipe y Cristina de que teníamos un tesoro a la vista. Sólo había que encontrar el día en que todos pudiéramos ir. Y lo cierto es que en esta ocasión no fue nada complicado. Creo que las fotos de José Manuel tuvieron la culpa.

Así que una tarde de viernes quedamos Cristina, Felipe, y yo en casa de José Manuel, y los 4, con un amigo suyo nos dirigimos al lugar en concreto. Media hora más tarde de lo previsto, pues José Manuel no recordaba bien la llegada a la entrada, estábamos en la boca de lo que era más parecido a una gruta. Llegamos al atardecer, y debo decir que lamenté mucho no haberme llevado filtros pues la puesta de sol fue digna de recordar. Pero no pasaba nada. Esta ocasión la dedicaríamos única y exclusivamente a la fotografía nocturna, y viendo lo que vimos al entrar en la boca de la cueva, creo que no sólo yo, sino también Cristina y Felipe, sospechábamos que esa noche iba a ser larga.

Entramos para inspeccionar el lugar. ¡Diantres! ¡El sitio era mucho más grande de lo que imaginábamos! En ese momento nos alegramos de ir 5 pues, para alguna de las fotos que teníamos en mente, íbamos a necesitar varias manos con las linternas. Y, sinceramente, tuve la sensación de que esa noche cualquier foto que se nos ocurriera podría salir.

Una vez hubimos hecho todo el recorrido, salimos de nuevo para tomarnos el bocadillo que llevábamos. El sol ya se había puesto hacía un rato, pero aún entraba mucha luz en el interior, así que era mejor tomárselo con tranquilidad, pensando y poniendo en común las ideas que teníamos en la cabeza para sacar adelante la noche.

Lo cierto es que todos aportamos nuestro granito de arena de una forma u otra. Y en el momento en que vimos que la luz era prácticamente inexistente, cogimos nuestra mochilas y nos metimos dentro. 

La foto que os traigo esta noche no fue la primera que hicimos, pero es una de las que más me gustan, si no la que más. Además, casi podría decir que es la foto más sencilla de las que hicimos, al menos en cuanto a técnica de iluminación se refiere. En breve os doy detalles técnicos. Antes, os diré que esta foto tiene, principalmente, 2 puntos de complejidad. El primero es que el modelo debe estar durante el tiempo que dura la exposición de la foto, en este caso, 30 segundos, con la postura que veis en la misma. Aguantar una, dos o tres foto en esa postura no es difícil, pero cuando tienes a varios pelmas que te piden hasta 8-10 veces que se repita la foto, eso lleva a que el cansancio del brazo levantado haga que se complique no moverte nada en las últimas tomas. En situaciones de mucha oscuridad como era el caso, no es estrictamente necesario que el modelo mantenga la posición cuando la linterna no está encendida, pues el riesgo de "fantasmeo" es mucho menor. Aun así, nuestro modelo, Felipe, aguantó como un campeón.

La segunda complejidad la encontramos en la colocación de las cámaras. encontrar un punto central adecuado para 5 cámaras no es tarea fácil, y más complicado es manejar y dispararlas cuando están todas juntas

En cuanto a los detalles técnicos de la foto, es posible que te estés preguntando cómo se realizó la iluminación. Lo cierto es que toda la iluminación, toda, la da la linterna que el modelo tiene en su mano derecha. ¿Cómo se hace esto? Es sencillo. Existen linternas que tienen un modo vela, y que consiste en que la cápsula que almacena la bombilla es extraíble, de forma que queda al descubierto la propia bombilla, lo cual da una iluminación en forma de vela. Entonces, ¿la iluminación consiste en tener la linterna en modo vela durante el tiempo que esté abierto el obturador? En realidad, no. Al final esto es prueba y error, pero el tiempo, en general, va a ser bastante menos. Por ejemplo, en este caso, el tiempo que el obturador estuvo abierto fueron 30 segundos, y el tiempo que la linterna estuvo encendida fue de unos 7-8 segundos.

Otro detalle: el estrellado de la luz de la vela. En general, para fotografía nocturna intentamos buscar objetivos muy luminosos. Ahora bien, abrir mucho el diafragma se traduce en que el estrellado mucho menos o, dependiendo del objetivos usado, posiblemente sea inexistente. ¿Qué hacer entonces si pretendes que la luz salga muy estrellada? Una solución puede ser cerrar el diafragma 1 ó 2 pasos y subir el valor de ISO. Otra solución que puede aplicarse en una caso como este, si tu cámara no aguanta ISOS altos, es el de aumentar el tiempo de exposición. Aquí el mayor problema es el aguante del modelo. Quizá después de 3 ó 4 pruebas te pueda decir que la quinta foto te pones tú de modelo :-). En mi caso, el estrellado que me da mi objetivo a grandes aperturas me parecía suficiente, así que decidí no sacrificar ISO por conseguir un estrellado mayor.

Creo que fueron 4 o 5 fotos las que esa noche hicimos, y varias las horas que allí estuvimos. Lo pasamos muy bien. Y el lugar nos parecía que tenía tanto potencial, que salimos de allí decididos a volver otro día. Y estoy convencido de que volveremos.

Espero que os guste la foto y, como siempre, si tenéis alguna duda, preguntadme, por favor.

¡Hasta pronto!

Los datos EXIF:

mara: Canon 6D 

Focal: 16 mm 
Exposición: 30 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 400



jueves, 4 de julio de 2019

Casa triangular

Último día. Tras 2 semanas dando la vuelta a Islandia, con muchos kilómetros a nuestras espaldas y cansancio acumulado, vivíamos las horas finales de nuestro viaje. Pero eso no iba a significar que fuéramos a renunciar a salir en esa última noche. El destino elegido sería la famosa casa triangular de madera. Se trata de una especie de refugio-almacén cercano a Reikiavik, y que pilla de paso al aeropuerto.

No era la primera vez que visitaba la casa, pero sí la única en la que me he llevado alguna foto que me parece aceptable. En las anteriores, por uno u otro motivo no había podido sacar una foto que pudiera considerarse decente.

La primera vez que estuve en esta casa no le pude sacar foto pues 2 horas antes parte de mi objetivo se había quedado entre las rocas del puerto de Akranes. Un descuido mío y el fuerte viento que había en el lugar hicieron que el trípode se cayera de frente. Por suerte, al trípode no le pasó nada. Para amortiguar la caída ya estaba la lente del objetivo de mi cámara...

La segunda vez un cielo totalmente cubierto y demasiado soso le quitó toda la gracia a la casa.

Esta tercera vez, sin embargo, el cielo quiso ser bondadoso y, aunque no nos regaló nuestra última gran aurora del viaje, nos presentó unas nubes que dieron bastante juego.

Cuando llegamos, lo cierto es que el cielo estaba bastante despejado, pero unas nubes que pudimos ver a la izquierda nos dieron la impresión de que querían aparecer en la foto, pues el viento las iba arrastrando hacia donde estábamos nosotros. Sólo había que esperar. Y para que esa espera se hiciera más corta, la aprovechamos para hacer prácticas de iluminación.

Mi primera intención fue iluminar el frontal de la casa. Colocándome en la posición adecuada, podría sacar algo de textura a esa pared de madera. Sin embargo, había algo que no me convencía. El ambiente tenía demasiada luz. La luna que teníamos a nuestra derecha, pero, sobre todo, la contaminación lumínica procedente de Reikiavik nos hicieron replantearnos la iluminación de la escena. Lo que finalmente decidimos fue que, como el lateral de la casa estaba siendo muy iluminado, no daríamos luz en el frontal. Nos centraríamos sólo en dar luz en el interior de la casa. ¿Cómo hicimos esto?

Como no era la primera vez que visitaba la casa, sabía que por la parte de atrás, había una puerta con rendijas por las que era fácil colar luz al interior. En realidad esto era así la primera vez que la visité, pero la segunda pude ver que alguien había decidido que allí sobraba una puerta, y lo que en su día fue una puerta con candado, hoy sólo era un hueco de acceso al interior de una casa abandonada. Bueno, en la foto esto no se nota, y a mí me facilitaría la labor de iluminar el interior, pero es bastante llamativo el instinto de destrozar por destrozar. Y es que, tendríais que ver cómo estaba el interior de la choza.

En fin, el trabajo que íbamos a tener para llevarnos foto a casa parecía que no iba a ser complicado. Así que, una vez hubimos hecho algunas pruebas de iluminación, sólo quedaba enmarcar esas nubes en la foto. Y parecía que no se iban a hacer de rogar... demasiado.

Las nubes, poco a poco, fueron entrando, dibujando formas a su paso. Nosotros empezamos a disparar fotos iluminando a la vez, hasta que conseguimos obtener una foto que nos satisfizo.

Sobre la iluminación, utilizamos linterna cálida de no demasiada potencia, pintando en el interior de la casa.

Y ésta sí que fue nuestra última foto del viaje. Un viaje a un destino maravilloso al que, sin dudarlo, intentaré volver.

Como siempre, si tenéis alguna pregunta, no dudéis en hacerla.

¡Hasta pronto!

Los datos EXIF:

mara: Canon 6D 

Focal: 16 mm 
Exposición: 4 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 800






miércoles, 19 de junio de 2019

El Genio de la Roca

En mi quinto viaje a Islandia, el más largo de los que había realizado a este maravilloso país, planificamos la vuelta a la isla. Hasta entonces, en los viajes anteriores, siempre había recorrido el sur, o, como mucho, había llegado hasta la península de Snaefellness, al oeste de Islandia. Por tanto, había muchos sitios que aún tenía que visitar. Y es que, si viajas a Islandia durante una semana o menos, y no te quieres pegar una paliza de kilómetros, es mejor hacer un recorrido que te asegure poder llevarte una idea completa de cómo es este país. Y esto te lo da, por ejemplo, el sur de la isla, donde encontrarás una cantidad enorme de maravillas, de esas que no dejan indiferente a nadie.

Uno de los sitios que tenía pendiente de visitar era esta enorme roca, de nombre casi impronunciable, pero que se escribe "Hvitserkur", aunque entre los fotógrafos, y seguro que entre muchísima gente, es conocida como "Rhino", pues con un poco de imaginación, y dependiendo del punto desde el que lo mires, te podrá parecer la silueta de un rinoceronte bebiendo agua. Otros ven un dragón. Sí, ¿por qué no? Ya que estamos, déjame decirte que esta historia tan romántica asociada a la forma de esta roca, no tiene nada que ver con la traducción del nombre que tiene la misma, y menos aún con el motivo del nombre. Hvitserkur, por lo visto, puede traducirse por "camisa blanca". Y, a su vez, el origen de este nombre está relacionado con el color del guano depositado por las diferentes aves que por allí habitan. En fin, yo prefiero quedarme con "Rhino".

Como hicimos el viaje en el sentido de las agujas del reloj, el primer sitio que nos encontramos de entre los que yo aún no conocía era esta impresionante roca. Es uno de los puntos que tenía marcado como "sí o sí". Es decir, teníamos que visitarlo. Llevaba ya unos cuantos años viendo impresionantes fotos hechas en este sitio, con y sin aurora, y yo quería llevarme mi foto. ¿Conseguiríamos sacar foto con la Dama Verde de fondo en este lugar? Eso puede asegurarse pocas veces, pero, al menos, había que conocer este sitio. Ahora, déjame que te cuente cómo fue mi experiencia fotografiando el "Rhino".

El Hvítserkur es una roca situada en el norte de Islandia. Por desgracia, no se encuentra (o eso me pareció) en una zona que tenga los atractivos que puede tener, por ejemplo, el sur de la isla, donde en pocos kilómetros puedes encontrar cascadas, faros, geysers. No digo que no sea una zona bonita (creo que no podría decir esto de ninguna parte de Islandia), sino que creo que no tiene tanto interés fotográfico como otras zonas. En definitiva, tienes que saber que, si vas a fotografiar el Hvítserkur, es posible que lo más interesante que fotografíes sea esta roca (a mí, sin duda, me merecía la pena). Como nuestro objetivo ese día (y esa noche) era este gigante, habíamos buscado un hotel que estuviera lo más cerca posible a un precio razonable. El hotel elegido fue uno que nos pillaba de paso en el camino hacia nuestro destino. Tenía un aspecto un poco raro, la verdad. Tanto, que cuando llegamos y vimos la puerta cerrada, dudamos seriamente de que estuviéramos en el sitio correcto.

La puerta se encontraba cerrada, y después de buscar sin éxito otra entrada, decidimos llamar a un teléfono que aparecía en un letrero en la puerta. Minutos después un hombre de avanzada edad, grande, rubio y de ojos azules (vamos, descendiente de vikingo), abrió la puerta. Por el silencio que había en el interior del hotel me atrevería a decir que éramos los únicos huéspedes en el mismo. Bueno, por el silencio, por el aspecto de cerrado, la ausencia de coches en el parking... Sin embargo, las habitaciones estaban bastante aceptables. Al menos, había limpieza, que era lo mínimo que le pedía. Aprovechamos para pedir algo de información sobre la zona, sobre el Rhino y me aventuré a preguntarle al hombre que nos atendió cómo se pronunciaba el nombre de la roca que íbamos a visitar. Lo dijo una, dos, tres veces... lo cierto es que aún no sé cómo se pronuncia.

Como habíamos llegado a medio día, íbamos a tener tiempo para poder acercarnos hasta el "Rhino", verlo de día y poder hacer fotos diurnas. Pero además tenía mucho interés en ver cómo era el acceso a la playa. En diferentes foros y artículos había leído que había 2 formas de bajar. La fácil, pero larga, pues había que dar un rodeo para llegar hasta donde nos interesaba, y la corta, pero no tan fácil, ya que se trataba de un camino que iba desde el mirador a la playa y que había sido creado a base de pasar por allí aquellos que decidieron que los rodeos no iban con ellos. Debo decir que, sinceramente, no me pareció un camino excesivamente complejo, aunque, eso sí, hay que hacerlo con precaución.

Una vez en la playa había que hacer tiempo, así que estuvimos inspeccionando la zona, buscando encuadres, planificando cómo sería la foto... Con un poco de suerte, cuando la noche llegara podríamos ver la aurora. No obstante, la predicción sobre auroras no era buena: posible aparición de la aurora a partir de las 4 de la mañana. A nuestro favor teníamos que la previsión y el aspecto que tenía el cielo esa tarde nos decía que tenía pinta de que iba a estar despejado. En fin, sólo quedaba esperar a que la noche llegara y comprobarlo por nosotros mismos.

Durante el tiempo que estuvimos allí pudimos ver que gente con cámaras y trípodes iban y venían. Entre todos ellos, un suizo bastante agradable al que le quedaban pocos días de viaje, y que no había tenido gran suerte con la aurora.

Según iba pasando el tiempo y llegaba la oscuridad me iba quedando claro que esa noche no nos íbamos a ir a la cama habiendo visto la aurora. El cielo se iba oscureciendo, pero no había ningún rastro verde sobre nosotros. No tenía sentido quedarnos allí, así que empecé a darle vueltas a una idea: ¿y si nos vamos, cenamos, nos vamos a dormir y pongo el despertador a las 3:30 de la mañana? El sólo hecho de pensarlo me provocaba una sensación como de si me cargaran con 30 kilos a la espalda. Pero pensé que esa noche era la única que iba a estar por esa zona, que no sabía si algún día volvería allí, y que había una posibilidad, al menos según las previsiones, de poder ver la aurora, aunque sólo fuera durante 1-2 horas... y eso con mucha suerte. Estuve valorando todo esto, y de pronto apareció un pensamiento en mi cabeza y que fue repitiéndose constantemente hasta que me fui a la cama: el que no arriesga, no gana. Así que con todo el dolor de mi alma, puse el despertador a las 3:30 de la mañana según me iba metiendo en la cama pasadas las 23.

Cuando sonó el despertador quería morirme, pero el pensamiento seguía golpeando en mi cabeza: el que no arriesga, no gana. Me levanté y, evidentemente, sin desayunar y sin pasar por la ducha, me vestí, salí de la habitación y me metí en el coche. Antes de meterme, miré el cielo: negro. Da igual, pensé, ya has hecho lo peor: levantarte. Durante la media hora que duró el trayecto tuve tiempo de pensar en muchas cosas. Entre ellas, me preguntaba qué hacía yo solo metido en un coche, en dirección a una playa alejada de la civilización en un país bastante desconocido para mí a las 4 de la mañana. Otra de las cosas que pensé fue que en un sitio tan conocido, habiendo predicción de aurora, quizá podría encontrar bastante gente, lo que quizá dificultaría sacar fotos en condiciones. La verdad es que con tanto pensamiento positivo no sé cómo no me di la vuelta para irme a dormir a mi cama. Creo que había un motivo: el imaginar que al llegar allí iba a encontrar las condiciones que buscaba para sacar la foto que quería me hacían seguir pisando el acelerador. Pude recordar aquellas sensaciones que  hace unos años sentía cuando empecé a hacer fotografía nocturna, y me iba yo solo a localizaciones a las que sólo un insensato iría sin compañía. No sé si puedes ser capaz de entender esa sensación de excitación que se puede sentir cuando estás haciendo una foto, y más aún cuando ves en la pantalla de tu cámara justo aquello que ibas buscando. Esa sensación, ésa, y no otra, era la que esa madrugada yo tenía de camino al "Rhino".

Llegué hasta el punto desde el que sale un camino que te deja en el parking del lugar. Aparqué, y pude comprobar que yo era el primero en llegar allí. Apagué las luces, el coche y cuando salí no podía creerme lo que estaba viendo. El cielo estaba completamente verde y la aurora estaba bailando. Casi podía ver la risa de la Dama Verde diciéndome "...y tú te lo querías perder". Casi no podía articular palabra. Sólo salía de mí decir en voz alta "Joder, joder, joder!!" 

Rápidamente cogí mis cosas con cuidado de no dejarme nada en el coche, pues desde donde yo estaba hasta el "Rhino" aún me quedaba un paseo. Unos minutos más tarde, y habiendo bajado por el camino rápido (no estaba la cosa para paseitos) estaba con mi trípode y mi cámara haciendo fotos como un descosido. Y la aurora que no paraba de moverse alrededor de la roca. Casi daba la impresión de que la luz verde saliera de ella. Como el Genio de la Lámpara. Aprovecho para contarte un detalle técnico de la foto. Imagina las condiciones: total oscuridad, salvo la aurora en el cielo y luces de pueblos en el horizonte, arena negra (común en todas las playas de Islandia)... conseguir retratar estas condiciones en la cámara sin tirar de ISOS muy altos es muy complicado. Por ello tiré de linterna para dar un poco de luz a la escena. Me decanté por la linterna blanca. Y lo que hice fue irme a la izquierda de la foto, e iluminar tanto la roca, como la arena del suelo para poder levantar un poco de luz en esas zonas tan negras de la foto.

Poco a poco el horizonte empezó a iluminarse con los primeros rayos de sol, y la aurora empezó a perder intensidad. Para ese momento yo ya tenía la foto que iba buscando.

La previsión no había fallado. No sé si te gustará la foto, pero créeme, sólo por haber vivido la noche y los momentos que viví desde que sonó el despertador hasta que dejé de disparar, el esfuerzo me mereció la pena. Cuando el Sol estaba a punto de salir, vi que llegaba un grupo de fotógrafos, posiblemente de algún taller de fotografía, que venían a hacer fotografías del amanecer. En ese momento yo ya estaba recogiendo para marcharme. El "Rhino" era ahora sólo para ellos. Yo, por fin, ya tenía en mi tarjeta la foto que quería.

Como siempre, espero que te guste la foto. Y si tienes alguna pregunta que hacerme, no dudes en hacerla.

¡Hasta la próxima!



Los datos EXIF:

mara: Canon 6D 

Focal: 17 mm 
Exposición: 6 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 3200








jueves, 6 de junio de 2019

Ready for combat

Hace unas semanas Iván Franco, fotógrafo nocturno al que con casi total seguridad conoces nos propuso a Felipe, Cristina y a mí salir un viernes de fotos. Yo ese viernes no pude. Tenía otro compromiso y me era imposible quedar. Ese viernes por la noche, ya casi entrada la madrugada, recibí una foto que Iván le había hecho a la pantalla de su cámara, acompañado de un mensaje que decía "Os teníais que haber venido, joer". Cuando vi la foto que Iván nos había mandado me dije "este viernes ya no puede ser, pero, sin duda, habrá que ir". 

Al día siguiente le pedí a Iván que me diera la localización del camión. No soy de los que suele pedir según qué tipo de localizaciones fotográficas, pues entiendo que puede haber motivos para no darlas: por ejemplo, un trabajo de búsqueda importante, o no querer que esa localización se extienda hasta el punto de que pueda caer en manos de vándalos que, lejos de disfrutar haciendo fotografía nocturna, con lo que disfrutan es con el saqueo y/o destrozo de joyas como la que esta noche os traigo. 

Con Iván, sin embargo, hay confianza y por eso le pedí que nos pasara esa localización. Treinta segundos más tarde la tenía en mi móvil. ¡Qué crack! Ahora sólo faltaba encontrar el día en que pudiéramos ir a jugar con este camión.

Por fin, una tarde de domingo, Felipe y yo quedamos para acercarnos a ver qué partido podíamos sacarle al bichito. El camión, hasta donde sé, un Mercedes L-326 de 1956, no fue difícil de encontrar con las indicaciones de Iván. Nos avisó de que una farola podría ser algo puñetera, pero que pocas más fuentes de luz podríamos encontrar. Así fue. Cuando llegó la noche, encontramos que sorprendentemente la contaminación lumínica no iba a darnos mucha guerra.

Pensamos en probar varios encuadres. El que os enseño, fue el primero que hicimos. Nos llamaba mucho la atención la reja del capó ya que, dando luz desde el interior, podríamos sacar una luz muy interesante que pudiera hacer de alfombra.

Decidimos mezclar iluminación fría con cálida. Hay que tener en cuenta que si haces esto, si la iluminación principal es la fría, el balance de blancos tiene que tener valores altos pues, en caso contrario, todo aquello que ilumines con linterna fría tomará tonalidades azules. Ahora bien, si haces esto, si ajustas el balance de blancos para que tu iluminación fría no se muestre azul, ¿qué pasa con aquello que ilumines con linterna cálida? Todo lo que ilumines con luz cálida se mostrará con un color amarillo fuerte tirando a naranja. Bien, ésta era una idea que nos gustaba.

Nos repartimos el trabajo. Uno se encargaría de la iluminación fría y otro de la cálida. Colocamos la cámara, encuadramos, enfocamos, ajustamos parámetros y empezamos a hacer pruebas.  Con las primeras la cosa no terminaba de gustarnos, pero poco a poco, la iluminación empezó a parecerse más a lo que íbamos buscando. ¿Sabrías decir qué está iluminado con linterna fría y qué con linterna cálida? Esta pregunta es fácil, pero si no lo tienes muy claro, te lo cuento a continuación. 

Como te he dicho, uno de los 2 se encargó de la iluminación fría y otro de la cálida. Había bastante que iluminar, así que era necesario coordinarse bien para que el resultado fuera el mejor posible. Cuando se trata de hacer un trabajo como este es importante que todas las personas que van a iluminar trabajen en zonas diferentes a la vez, pues en caso de no hacerlo así, pueden aparecer sombras no deseadas. 

Para iluminar el suelo y el interior del motor, usamos linterna cálida. Era importante colocar bien la linterna si queríamos que el efecto de la luz sobre el suelo saliera recto y que llegara hasta nosotros, hasta la cámara. Además de la iluminación del motor, iluminamos los faros y la cabina del camión. ¿llegaste a sacarlo? Seguro que sí ;-)

El resto, es decir, la carrocería del camión fue iluminada con linterna fría.

Después de este vinieron 2 encuadres más, y a casa con nuevas fotos en la
tarjeta y habiendo pasado una buena tarde y parte de la noche de fotos nocturnas.

Espero que la foto os guste.  Si tenéis alguna duda, como siempre, no os la guardéis y preguntadme.

¡Hasta pronto!

PD: Gracias, Iván ;-)


Los datos EXIF:

mara: Canon 6D 

Focal: 14 mm 
Exposición: 30 sg 
Apertura: f/8
ISO: 800


miércoles, 8 de mayo de 2019

La Iglesia Negra II


Hace un par de meses volví de un viaje increíble por Islandia. Durante 14 días di la vuelta a la isla, pues había destinos que en mis anteriores viajes no había podido conocer. Además de esos destinos, hay otros en los cuáles ya había estado en más de una ocasión, pero de los cuáles no tenía foto que me satisficiera. De estos lugares ya había visto fotos espectaculares y yo quería conseguir la mía propia. Con respecto a esta iglesia, son varias las veces que la he visitado por la noche intentando fotografiarla con un cielo en el que apareciera la Aurora Boreal, pero hasta ahora no había conseguido mi objetivo.

El año pasado fue el año que estuve más cerca. De hecho, aquella noche se veían luces verdes en el cielo. Pero no pude conseguir foto. ¿Quieres saber por qué? Sigue leyendo, te lo cuento a continuación.

La Iglesia Negra situada en la península de Snaefellness es uno de los sitios que todo fotógrafo que visita Islandia desea fotografiar. Hasta tal punto se ha hecho famosa que en las noches en las que puede verse la aurora boreal es difícil que no haya fotógrafos allí apostados con sus trípodes y/o linternas y/o frontales. Es sitio también de congregación de grupos de turistas que desean ver la aurora boreal en un sitio muy especial.

Bien, la noche que pude ver las luces verdes el año pasado en el lugar donde se encuentra esta iglesia, mi trípode no era el único que se encontraba en aquel lugar. No llegué muy tarde allí, pero lo cierto es que cuando lo hice ya había bastante gente. Casi podría decir que esa noche nos juntamos más gente fuera de la iglesia que un domingo dentro. Personas que iban solas, grupos reducidos, y no tan reducidos de fotógrafos que iban con instructor fotográfico. Si a eso le sumas frontales y linternas que se encendían y apagaban constantemente como si aquello fuera casi una casa norteamericana en Navidad, podéis imaginar qué fotos pude traerme.

Este año decidí que debía intentarlo de nuevo. Además, esa noche la previsión daba un KP4, lo que, unido a que no habría luna, me podría dar la oportunidad de conseguir algo más de lo que había conseguido el año anterior. Cuando empezó a anochecer nos acercamos a la iglesia. Desde el lugar en que me encontraba cuando el sol se puso, estaba a media hora aproximadamente de la iglesia. Tenía que estar allí para cuando las luces verdes quisieran salir a darnos la bienvenida. Y quería llegar pronto porque estaba casi seguro de que a primera hora habría poca gente en ese lugar. Los grupos grandes suelen ir a cenar antes, y luego, ya de noche, es cuando se acercan a los puntos seleccionados para hacer fotos.

Efectivamente, cuando llegamos, sólo había 2 personas en la iglesia. Imaginé que no tendríamos mucho problema de espacio… pero me equivoqué. En cuanto las luces verdes aparecieron, estas 2 personas empezaron a ir de un sitio a otro hasta que encontraron un punto en el que decidieron colocarse, montar sus trípodes (iban con 2 cada uno) y comenzaron a disparar fotos. Para colmo, con una de las 2 cámaras que cada uno llevaba, empezaron a disparar de forma indiscriminada, lo que me hizo suponer que el motivo era que querían hacer un timelapse. Lo peor de todo fue que el punto en el que se pusieron fue tal que si yo me ponía donde quería ponerme habría arruinado su foto o timelapse. Yo, que me considero una persona educada, decidí no ser mal compañero fotógrafo y ponerme al lado de ellos, a pesar de que éste no era el encuadre que más me gustaba. Aun así, no me disgusta la foto que pude traerme. Espero que a vosotros también os guste.

Sobre los datos técnicos, un detalle importante. Si os fijáis, el tiempo de exposición de la foto son 8 sg. Esto puede considerarse demasiado tiempo para sacar una foto de aurora boreal en la que el cielo no aparezca como una mancha verde. Lo ideal suele ser 3, 4 ó 5. Todo depende de la calidad del sensor de tu cámara. Entonces, ¿por qué motivo tiré en 8 segundos? Lo malo de disparar una foto sin luna es que necesitas bastante tiempo de exposición para poder sacar algo de detalle de los motivos terrestres. O eso, o iluminar con luz artificial aquellos que quieras destacar. Como había más gente, y no quería molestar más que lo justo, decidí no sacar mis linternas (aunque tentado estuve) para no fastidiar ninguna foto de nadie. Por este motivo decidí aumentar el tiempo de exposición a 8 segundos. Con esto, junto con un procesado en modo apilamiento, conseguí que el ruido de la foto no fuera mucho.

Poco a poco fueron llegando más personas a la iglesia pero, por suerte, para ese momento, un momento en que la intensidad de la aurora había bajado considerablemente, yo ya había decidido acabar la sesión de fotos allí. Con trípode y cámara en el coche, nos fuimos al siguiente punto: Kirkjufellfoss. Pero eso será otro día ;-)

¡Hasta pronto!


Los datos EXIF:

mara: Canon 6D 

Focal: 16 mm 
Exposición: 8 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 3200