jueves, 3 de marzo de 2016

Tiermes I

Tras mucho tiempo tiempo esperando el momento de visitar esta ermita, llegó el día. Digo mucho tiempo porque recuerdo que cuando empecé a darle a esto de la linterna, de entre los sitios que me apetecía visitar tras ver las fotos de aquellos que llevaban mucho tiempo metidos en el mundo de la fotografía nocturna, se encontraba esta ermita, Santa María de Tiermes.

El motivo de no haber ido antes... varios, pero supongo que el principal, que se encontraba bastante lejos de casa y eso, en según qué momentos, da pereza, lo reconozco.

En fin, el caso es que el día llegó, y allí que fuimos Felipe, Darío y yo. Llegamos con tiempo para poder ver de día no sólo la ermita, sino el yacimiento arqueológico de Tiermes, una antigua ciudad celtíbera.

La noche no pintó bien en un principio, pues nada más llegar allí, el cielo empezó a cerrarse, y lo hizo a una velocidad muy rápida. Eso no tenía buen aspecto. Como sospechábamos, empezó a llover. No a chispear, no. A llover. Y a llover con fuerza. Eso, pensamos, sólo podía acabar de 2 formas: o a cañas en un bar cercano a la ermita, o encontrándonos con un cielo espectacular. La verdad, no contábamos con la tercera opción, y que es la que finalmente se dio: empezar con unas cañas y acabar con un cielo espectacular. De verdad, ese cielo era para verlo. 

Tras ver encuadres y en un momento en que el sol ya hacía un rato que se había ocultado, sacamos linternas, distribuimos trabajo de iluminación, y nos pusimos a hacer lo que nos gusta, sacar fotos nocturnas. Como podéis intuir, la iluminación se dio desde 3 puntos diferentes: la luz principal, desde la izquierda, la luz para el suelo y para sacar algún volumen en la ermita, desde la derecha, y la luz interior en el claustro. Como usamos linterna fría, ajustamos el balance de blancos a una temperatura que compensara la temperatura de color de las linternas, en torno a los 5500K.

No fueron necesarias muchas repeticiones, 4 ó 5 para pulir detalles. Poco más. Noche productiva hasta que aquellas nubes que en un principio tenían pinta de convertirse en un manto gris sobre nuestras cabezas, desaparecieron completamente, marcando la hora de volver a casa.

¡Hasta la próxima semana!

Los datos EXIF:

mara: Canon 70D 

Focal: 11 mm 
Exposición: 30 sg 
Apertura: f/4
ISO: 320


2 comentarios:

  1. El cielo que se aprecia al ampliar la toma es fantástico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Días con cielos así son los que hay que aprovechar para hacer fotografía nocturna. Lo cierto es que si en la foto se ve impresionante, más impresionante se veía en vivo. Muchas gracias por tu comentario, Jordi. Un saludo!

      Eliminar