• Siguenos en Flickr
  • Siguenos en Blogger

Capítulo III: Green Symphony

Uno de los últimos días que pasamos en Hamnøy, marcamos como sitios interesantes para visitar por la noche, en el caso de que por la noche tuviéramos espectáculo de luces verdes, un lago en el que el frío había congelado gran parte del mismo. Este frío y la nieve que había caído días antes le daban una imagen bastante curiosa, especialmente en la orilla, donde las rocas estaban totalmente blancas, lo que ayudaba a crear una composición fotográfica interesante.

Aquel día comprobamos que la previsión meteorológica decía que nuevamente tendríamos cielos despejados y por la noche, además, podríamos volver a ver la aurora boreal. Lo malo de hacer un viaje fotográfico de paisajes y encontrarte cielos despejados es que las fotos no quedan tan aparentes como cuando en el cielo hay nubes que aportan mucho a la foto compositivamente hablando. Ahora bien, cuando el viaje fotográfico es a algún país en el que uno de los atractivos más importantes (si no el principal) es poder fotografiar auroras boreales, encontrarte cielos despejados no supone un trauma. Eso sí, en estos últimos días que íbamos a pasar en Hamnøy, la actividad iba a bajar mucho, con lo cual no contábamos con poder sacar fotos como las de los primeros días.

Así que, cuando la noche empezó a caer, decidimos ir a este sitio que habíamos marcado en nuestro mapa.

Una noche más, poco a poco aparecieron las increíbles luces verdes. Primero, una suave luz a nuestra derecha que, de pronto, creció y se convirtió en una llama verde que se elevaba bailando por encima de nuestras cabezas. Aún recuerdo nuestros gritos de sorpresa. Aquello fue el inicio del concierto. 

Poco a poco empezaron a salir el resto de músicos. De izquierda a derecha luces que ondulaban por encima de las montañas. Y nosotros, o, al menos yo, con nuestras cámaras y nuestros trípodes sin saber muy bien donde plantarlos para poder captar la mejor imagen.

Llegó un momento en que prácticamente todo el cielo de un lado a otro era de color verde. Es el momento que muestro en esta foto.

Para sacar esta foto exprimí el sensor de mi cámara como no lo había hecho antes ajustando el ISO a 6400. El motivo fueron dos. El primero, que la zona en la que estábamos casi no tenía luz, y quería evitar encontrar esas tan poco agradables zonas negras en mi primer plano. El segundo motivo es que no quería que la cantidad de luces verdes se mezclaran tanto que sólo mostraran un cielo convertido en una mancha verde sin forma.

Por suerte la predicción meteorológica no se ajustó a lo que pensamos que podría darse, y nuevamente pudimos disfrutar de una noche de cielos verdes.

Los datos EXIF:

mara: Canon 6D 
Focal: 16 mm 
Exposición: 3 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 6400


4 comentarios: