domingo, 5 de mayo de 2013

Olor a leña quemada


Me alegro de que esa noche no nos fuéramos a casa sin pasar por Patones de Arriba. Este pequeño pueblo de la sierra madrileña lleno de casas hechas con piedra y pizarra es un interesante destino turístico para pasar la mañana paseando, degustar un rico asado hecho en horno de leña y, por qué no, hacer noche disfrutando de la más absoluta tranquilidad. Todo, salvo esto último, ya lo conocía. 

Cuando llegamos a Patones lo hicimos casi con el convencimiento de que no lograríamos sacar nada en condiciones, pero, finalmente, encontramos las ruinas de lo que, en algún momento, debió de ser una casa.

La iluminación está hecha con linternas Mini-Maglite y con flash con geles

Los datos EXIF:

mara: Canon 500D 
Focal: 18 mm 
Exposición: 33 sg 
Apertura: f/4,5
ISO: 800




0 comentarios:

Publicar un comentario