viernes, 18 de julio de 2014

Escuchando a la Muerte

El verano (y con él, las vacaciones) me han llevado a tierras gallegas. Aunque ya había estado hacía muchos años en Galicia, lo cierto es que el recuerdo que me he traído este año ha sido infinitamente mejor que el que en su día me traje. Los motivos son muchos, pero uno de ellos es la cantidad de sitios bonitos que he descubierto y que sin duda puedo recomendar.

Debo decir que, además, Galicia es un paraíso para la fotografía nocturna. Bien por su paisaje de costa, bien por el de interior, Galicia ofrece una cantidad de innumerables destinos fotográficos que requerirían varios meses de dedicación absoluta para inmortalizar sólo los más importantes.

Uno de ellos es el que esta noche os muestro. Se trata de un cementerio bastante particular: el Cementerio de los Ingleses, en Camariñas.

Como imaginaréis, el nombre no es caprichoso, y es debido a que en el mismo se encuentran enterrados 173 (172 dependiendo de la fuente que se consulte) tripulantes del "Serpent", un buque de la marina real inglesa, que encalló en la Costa da Morte a las 22:30 del 10 de noviembre de 1890. Tras varias horas de lucha, el barco terminaba hundiéndose, y con él, los 173 marineros. Sólo 3 de los tripulantes se salvaron.

A la mañana siguiente, los cuerpos sin vida de los marineros fueron arrastrados a la orilla. Y allí, cerca de donde se hundió el barco, a menos de 100 metros de quien les quitó la vida, se enterró a los marineros en lo que hoy se conoce como Cementerio de los Ingleses.

Sobre la foto, comentar varias cosas. La primera es que la iluminación corrió a cargo casi en su totalidad por la luna, cerca de estar llena. Aun así con linterna cálida, se aportó la luz que sale del interior del recinto. Además, para suavizar el color azulado que deja en la foto la luz de la luna al aplicar un balance de blancos que deje el cielo con la tonalidad que veis (aprox. 3500K), se aplicó a la pared iluminada y al suelo, luz con la misma linterna con la que se iluminó el interior del recinto.

Curioso lugar el que llevaba semanas pensando en fotografiar. La noche que tomé la fotografía un fuerte viento volvía más bravo al mar, haciendo que golpeara las rocas con más fuerza que de costumbre. Viento y mar gritando como debieron de gritar la noche del 10 de noviembre de hace más de 100 años

Por último, para saber desde dónde se lanzó la foto, pulsa aquí.

Los datos EXIF:

mara: Canon 500D 
Focal: 11 mm 
Exposición: 32 sg 
Apertura: f/2,8
ISO: 400



0 comentarios:

Publicar un comentario