jueves, 13 de noviembre de 2014

A Quiet Job

Hace años, ya unos cuantos, por motivos del proyecto en el que me encontraba trabajando en aquel momento, estuve durante algo más de 2 meses con compañeros diferentes a los habituales. Entre todos ellos había uno, Fernando, un tanto peculiar. Peculiar por su forma de ser, por su forma de pensar. Recuerdo un día en el que, no sé muy bien a cuento de qué vino, Fernando comentó cuál sería el trabajo de su vida. Lo cierto es que nos dejó un poco sorprendidos a los que allí nos encontrábamos, pues era un tipo de trabajo muy diferente, muy, muy diferente del que hacía en aquél momento. El trabajo ideal para él era el de farero. Nunca se me habría ocurrido que la profesión que pudiera llenar a alguien pudiese ser la de farero. Creo que, sobre todo, por la cantidad de horas sólo y lejos de cualquier presencia humana. Pero quizá en parte por esto, por el silencio, la tranquilidad, el trabajo de farero pudiera atraer tanto a esta persona. Y no sólo por esto. El contacto con la naturaleza, la inmensidad del mar u océano, me parecen un gran reclamo que no todos los trabajos pueden tener. En fin, vamos ahora a ver la historia de la foto que esta noche os muestro.

Esta es una de las últimas fotos que hicimos en el viaje que nos marcamos en ese fin de semana completito dedicado a la fotografía nocturna, y que comenzó en Las Médulas, y terminó en el Cabo Home, en Pontevedra. El faro que podéis ver es el faro de Punta Subrido. Lo cierto es que no teníamos muchas esperanzas en esta foto, pues, cuando llegamos, las nubes cubrían gran parte del cielo y eso nos iba a limitar un poco a la hora de sacar un cielo atractivo. Pensamos, por tanto, que teníamos que ser rápidos a la hora de actuar pues, en cuestión de minutos, el cielo estaría totalmente cubierto.

Encuadre, elegir tipo de iluminación, focos de iluminación y reparto de trabajo. Uno de los 2 se escondió entre los arbustos y se encargó de iluminar el faro. El otro se encargaría de iluminar el camino. Por último, los 2, colocados desde el punto en el que se situó la cámara, nos repartimos la iluminación del suelo y los árboles para darle un poco más de volumen a la foto. Sobre el tipo de iluminación utilizada, linternas cálidas.

Y poco más. Si tenéis alguna duda sobre cómo se hizo la foto o alguna otra cuestión relacionada con fotografía nocturna, estaré encantado de resolverosla.


Los datos EXIF:

mara: Canon 500D 

Focal: 11 mm 
Exposición: 60 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 100



0 comentarios:

Publicar un comentario