jueves, 1 de enero de 2015

Como cuando eras un niño

Acabó un año más. La última campanada marcó el final de un ciclo y el inicio de otro. Uno en el que deseas que tus alegrías vengan encadenadas y que tus problemas sean simples anécdotas. Uno en el confías en que tus planes, los proyectos que emprendes, tendrán el fin que sueñas... aunque sabes que no será fácil, al menos no como cuando eras un niño.

Creo que todos alguna vez hemos deseado volver a ser niños durante un rato. Y más en estas fechas. ¿Alguien recuerda haber tenido un problema importante en Navidad siendo niño (bueno, salvo tener que enseñar las notas del cole a los padres) ? Seguro que la gran mayoría recuerda el período navideño en su infancia como luces, colores, alegría, villancicos, ¡no ir al cole!, los regalos, y algo importante: no había nada que, por muy grave que fuera, no tuviera arreglo.

En fin, los años pasan, las sensaciones cambian, las responsabilidades son mayores, pero yo, al menos yo, no cambiaría mi vida actual por la que tenía hace (muchos) años. Aunque, quizá, si pudiera cambiarla durante un día... ;-) 

La foto que hoy os traigo fue la sorpresa de la noche. Los planes fotográficos eran otros, pero al llegar al lugar de destino nos encontramos con unos columpios a los que la única luz que les llegaba era la de la luna que dominaba el cielo, siempre con el permiso de las pocas nubes que allí estuvieron de pasada.

Esa noche nos juntamos Cristina, Felipe, Luis J. de la Fuente, a quien esa misma noche conocí, y yo. La previsión meteorológica nos dijo que las nubes que estábamos viendo iban a ser las únicas que esa noche encontraríamos, así que había que aprovechar el momento y el movimiento de las mismas ya que éstas podrían dejarnos un cielo muy llamativo. Dicho y hecho, nos pusimos manos a la obra para iluminar con linterna cálida: desde la derecha, la luz principal y que iba a marcar los relieves del columpio, y desde la izquierda, para suavizar esas sombras y para rellenar el suelo de ese lado. Como de costumbre, y siempre que queremos nuestra foto con un cielo azul, como es este caso, iluminamos con linterna cálida y, además, ajustamos el balance de blancos de nuestra cámara a un valor que contrarrestara la temperatura de color de la linterna usada, es decir, entre 3000-3500K.

Creo que con esto la foto está explicada. Si hay alguna duda, o queréis hacer algún comntario, éste será bien recibido.

Que tengáis todos un Feliz Año, y una FELIZ VIDA.

Los datos EXIF:

mara: Canon 70D 

Focal: 12 mm 
Exposición: 30 sg 
Apertura: f/4
ISO: 800


0 comentarios:

Publicar un comentario