jueves, 15 de enero de 2015

Asalto a la Torre

La fotografía que esta noche subo es una de esas que, sin ser un fotón, es de las que te puede dejar satisfecho sólo pensando en cómo ha sido la historia de la creación de la misma.

La primera vez que fui a esta torre lo hice en compañía de Jose y de Luis. La noche se dio bien. Las fotos salieron sin gran esfuerzo. Entre los 3 iluminamos la escena, creo que bastante bien, pero, para mi gusto, a la foto le faltaba algo. El cielo me parecía muy soso. Una noche con una luna muy fuerte, por lo que el cielo nos regalaba menos estrellas que en un día sin luz de luna. Y, lo peor, sin movimiento en el cielo, es decir, sin nubes que aportaran cierto dinamismo, o que dieran más juego.

En fin, que una tarde, sin pensármelo mucho, cogí cámara, trípode y linternas y me fui al torreón. Sin duda, no es lo mismo ir a hacer fotos solo que ir en compañía. Yendo en grupo el único fin no es llevarte foto a casa. Es pasar un buen rato con amigos disfrutando de una afición común. Si, encima, te llevas foto a casa, la satisfacción es mayor. Yendo solo, está claro que el principal aliciente es llevarte foto a casa.

En esta ocasión me quedé con una espinita, y esa tarde fui con intención de quitármela. Al llegar allí la decepción fue grande, pues me encontré con que, a pesar de que la previsión era de encontrar un cielo con abundancia de nubes, la situación real era muy diferente. Aun así, decidí esperar, pues ya que estaba allí, no perdía nada esperando a ver si la oscuridad, que aún no había llegado, me reservaba alguna sorpresa. Efectivamente, poco después de empezar a hacer pruebas de encuadre, aparecieron por la derecha unas nubes que pasaron rápidamente y que había que aprovechar. Con las primeras fotos ya vi claro lo que buscaría en el encuadre: unas nubes que simulaban un fuego saliendo de una torre... ya tenía hasta el título de la foto.

La iluminación que hicimos la primera vez que estuvimos me gustó, así que decidí repetir. La única pega es que esa vez éramos 3 iluminando, y en esta ocasión estaba yo solo, y os puedo asegurar que iluminar toda la escena moviéndote a oscuras, y todo en 39 segundos no es muy fácil. Y digo moverme a oscuras porque, claro, la iluminación está hecha desde 3 puntos diferentes, y para moverte de un punto a otro hay que hacerlo a oscuras pues, para ir hasta estos puntos, hay que pasar por delante de la cámara. Los 3 puntos a los que me refiero son: a la derecha de la cámara para iluminar el primer plano, más adelante, a la altura de la torre para iluminar la torre de frente y el lateral, y desde dentro de la torre para iluminar el interior con una linterna con un flash rojo. La iluminación exterior, como suele ser habitual, con linterna cálida.

Espero que os guste.

Los datos EXIF:

mara: Canon 70D 

Focal: 11 mm 
Exposición: 39 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 800


0 comentarios:

Publicar un comentario