lunes, 10 de marzo de 2014

Piedra a Piedra

Llevo aproximadamente un año y medio disfrutando de la fotografía nocturna y creo que estoy en ese punto en el que cuanto más sé, y cuanto más aprendo, más me queda por aprender. No sé si sabéis de qué sensación os hablo. Es esa en la que te das cuenta de que ves una progresión en las fotografías que haces, pero que aún te quedan por dominar aspectos cuya existencia desconocías. Además, cuanto más entro en este mundo, más investigo y más cosas impresionantes me encuentro. Es tremenda la cantidad de buenos trabajos que te puedes encontrar por la red.

Hasta aquí, todo esto es normal. Creo que es parte de una progresión cuando estás aprendiendo una disciplina. Lo que hay que evitar, sin embargo, es caer en errores que cometías al principio, y que ya no deberías cometer. Yo, con la foto de esta noche, los cometí.

Dos veces me costó venir a este pueblo, Cogolludo, para sacar la fotografía que os muestro. La primera vez cometí errores que me impidieron llevarme una muy buena foto a casa. Y son errores tan fáciles de evitar, y tan importante evitarlos, que quiero comentaros a qué me refiero.

Cuando tiramos una foto, ¿en qué nos basamos para saber si la foto ha quedado como realmente queremos? Lo más inmediato es quedarnos con la información que nos enseña la pantalla LCD. Este va a ser el primer examen al que someteremos la foto. Ahora bien, ¿lo que vemos en la pantalla es real? En muchas ocasiones es bonito, pero no puede ser el único examen al que sometamos a nuestra foto. Y si lo haces, más de una desagradable sorpresa te vas a llevar cuando pases la foto de la tarjeta al disco duro del ordenador.

Entonces, ¿en qué basarnos para saber si la foto va a estar equilibrada en términos de iluminación? La respuesta es el histograma. Este gráfico va a ser la mejor ayuda que tendremos para saber si la foto ha quedado muy oscura o quemada en alguna zona. Da igual lo que veamos en la pantalla LCD. Si el histograma muestra una gráfica pegada a la derecha, o pegada a la izquierda, la foto estará quemada, o por el contrario, subexpuesta. Por tanto, ¿no debemos hacer caso de la pantalla LCD? En mi opinión, la pantalla servirá, sobre todo, para desechar fotos. Las fotos que pasen el filtro de de la pantalla de LCD, deberán ser sometidas al filtro del histograma :-)

Y éste es el error que cometí. Las prisas me hicieron, la primera noche que fui a Cogolludo, fijarme únicamente en lo que me mostraba la pantalla LCD. La pena es que fue cuando llegué a casa cuando me di cuenta del gran error cometido. Y es una pena porque el cielo que me llevé esa noche era bastante bonito.

Moraleja: no tengas prisa cuando vas a hacer foto nocturna. Tómate tu tiempo, no sólo para planificar y organizar la foto, sino también para revisarla con una de las herramientas más fiables: el histograma.

Volviendo a la foto, la construcción que en ella aparece es el Castillo de Cogolludo. Se trata de un antiguo castillo construido, durante la Reconquista, sobre una antigua fortaleza musulmana en el siglo XI. Entregado por Alfonso VIII en 1176 a la Orden de Calatrava, fue necesario repararlo de nuevo en XIV, aunque nuevamente fue destruido en el siglo XIX.

Sobre la iluminación, me encantaría poder decir que todo el castillo lo iluminé yo, pero no fue así. La mayoría del castillo fue iluminado por una torre que daba una luz que llegaba con cierta fuerza al castillo. El suelo y algunos retoques en el castillo fueron iluminados con linterna maglite 3D. Esta linterna, para los que no la conozcan, es una linterna de luz cálida.

Como de costumbre, para conseguir el cielo azul, un balance de blancos puesto para contrarrestar una temperatura fría.

Y por último, ¿quieres ver dónde se colocó la cámara? Pulsa aquí...


Los datos EXIF:

mara: Canon 500D 
Focal: 11 mm 
Exposición: 42 sg 
Apertura: f/2,8
ISO: 800









2 comentarios:

  1. Da que pensar lo que comentas en la entrada, y es que me has hecho dudar en si hago lo correcto o es cierto que debería comprobar el histograma de cada una de mis fotos.
    Realmente desde que empece en esto, no lo he comprobado nunca, también puede ser, porque con el tiempo y la practica supongo que uno acaba conociendo su cámara y la interpretación de esta.
    Como digo, me has hecho dudar y en alguna ocasión comprobare el histograma, aunque no sera siempre, ya que en ocasiones se buscan zonas subexpuestas y zonas sobrexpuestas intencionadamente.
    Por cierto, no he dicho nada de la foto, y te ha quedado genial, la luz, aunque mayormente residual te ha quedado de lujo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Lo primero, Namor, gracias por pasarte por mi blog y por la aportación que haces :-)

    Sobre lo que comentas, debo confesar que reviso el histograma mucho menos de lo que creo que debería. Y es que, aunque es cierto que en muchas ocasiones puede no quererse tener iluminada la foto en su totalidad, o todo lo contrario, tener zonas sobrexpuestas, creo que lo ideal es poder "leer" (o más o menos, leer) eso mismo en una foto. Una vez que lo interpretas, tú decides si es la foto que buscas o si toca repetir la foto.

    Eso sí, como dices, influye mucho en saber cómo va a ser esa foto, conocer uno su propia cámara, y cómo tiende a mostrar la foto en el visor.

    Por último, me alegro mucho de que te guste la foto, y un placer contar con tu opinión en el blog.

    Un saludo!

    ResponderEliminar