jueves, 26 de marzo de 2015

Tractoreando

Ganas tenía ya de incluir en mi galería de fotos nocturnas la foto de un tractor. Son tantas las fotos de este tipo que he visto a diferentes compañeros de la noche, que no veía yo el momento de plantar mi trípode y mi cámara frente a una de estas máquinas tan atractivas para todos aquellos que compartimos esta afición.

Si me preguntáis qué tienen estos trabajadores del campo para que cada vez que encontramos uno de ellos abandonado miremos nuestra agenda para reservar un día en que hacerle una visita... la verdad, no sé decíroslo. Creo que lo único que os podría decir es: "Mira la foto de una de estas máquinas, obsérvala..., si no te gusta, creo que no voy a saber explicarte por qué me gusta a mí".

Desde que Felipe y Cristina me enseñaron fotos de este tractor lo marqué como objetivo a visitar sí o sí, así que una noche me acerqué hasta donde se encuentra este trabajador jubilado. Una vez allí, lo primero que me sorprendió fue el tamaño del mismo. No se trataba del típico tractor de gran tamaño, sino que tenía pinta de ser un tractor bastante antiguo y con características técnicas muy lejos de las que tienen los tractores que hoy en día se fabrican. "Mejor", pensé, "más bonito saldrás en fotos" :-)

Lo malo de visitar una máquina para fotografiar es que, por muy destartalada que esté la grúa, tractor, o cualquier máquina de la que se trate, nunca sabes si está realmente abandonada o si tiene dueño. Por ello, siempre hay que estar preparado para dar explicaciones a los hipotéticos dueños o, incluso, a la Guardia Civil. Además, este tractor, está a menos de 100 metros de casas habitadas, por lo que las probabilidades de que el tractor tuviera un dueño aumentaban considerablemente. Sin embargo, si el tractor pertenecía o no a alguien, creo que no lo sabré nunca, pues, aunque los habitantes de la casa cercana al tractor me vieron pegado al tractor, moviendo para arriba y para abajo con linternas, en ningún momento se acercaron a decirme nada. Quizá también influye que este tractor ha sido fotografiado más que Sofía Loren, por lo que posiblemente a nadie le sorprenda ver a uno o varias personas corriendo con linternas alrededor de la máquina como si se estuviera bailando una danza alrededor de la figura de algún dios.

De los encuadres posibles (este tractor es muy agradecido con varios encuadres), el que más me llama la atención es este que podéis ver. Así que, cuando llegó el momento de hacer fotos, planté el trípode, y me puse a hacer pruebas de iluminación. Una vez tuve claro cuál sería el esquema de iluminación, me puse a la faena. Las linternas que utilicé esta noche fueron 2: una de color cálido para iluminar toda la carrocería del tractor, y una fría con un filtro de color azul puesto para iluminar el interior de la cabina del conductor.

Como siempre, si tenéis alguna duda sobre la realización de la foto, no dudéis en preguntar.

Espero que os guste. Hasta la próxima semana.

Los datos EXIF:

mara: Canon 70D 
Focal: 11 mm 
Exposición: 51 sg 
Apertura: f/8
ISO: 800






0 comentarios:

Publicar un comentario