jueves, 23 de abril de 2015

El grabado

Esta es una de esas fotos en las que la labor de búsqueda de la localización tomó una importancia mayor que en otras ocasiones. Son muchas las ocasiones en las que fotografías torres, atalayas, castillos cuya situación geográfica está documentada en muchos sitios. Generalmente, esta información suele coincidir y los puntos a los que se hace referencia suelen coincidir, o distan muy poco entre sí las unas de las otras. En este caso, no fue así. La localización de la Piedra Escrita de Cenicientos no parece un secreto, pero dependiendo de dónde busques, las coordenadas que puedes encontrar están lo suficientemente lejos las unas de las otras como para que encontrar el punto exacto en que se encuentra la piedra no sea labor de minutos.

Hacía tiempo que Luis y Felipe iban detrás de fotografiar la piedra, y una tarde se lanzaron en su búsqueda con la intención de hacerle un buen reportaje gráfico :-). Esa noche no hubo suerte, A pesar de que iban con una idea de por dónde podía estar la piedra, esta diversidad de posibles localizaciones complicó su localización.

Pocos días después, una tarde nos unimos Cris yo a la búsqueda de la piedra sobre mapa. Estuvimos los 4 comentando por dónde podría estar la el monolito y, finalmente, lo encontramos. Trabajo de búsqueda terminado.

Ahora que hablo del trabajo de búsqueda, me gustaría comentar lo importante que es dedicarle tiempo a localizar con la mayor exactitud posible nuestro objetivo fotográfico. Esto nos ayudará a planificar mejor nuestra salida nocturna. Hay que recordar que la mayoría de las ocasiones no conocemos el sitio al que vamos y, aunque siempre es recomendable hacer una visita con luz de día, esto no siempre es posible, pues el destino en cuestión puede estar lejos. Es en estas ocasiones, como digo, en las que conocer el punto exacto de localización cobra mayor importancia.

La piedra que hoy podéis ver se trata de una piedra con unos grabados que tras, diversos estudios hechos, se piensa que tienen un origen de la época romana. En concreto, se piensa que podía ser una dedicatoria a la diosa romana Diana (diosa de la caza). Un último dato sobre la piedra. Es muy posible que veáis la foto y penséis que la piedra mide poco más de 2 metros. Que no os engañe la foto: la piedrecita mide alrededor de los 7 metros de altura :-)

La iluminación de la piedra se hizo desde 2 puntos, a ambos lados de la piedra. Como suele ser habitual, usamos luz cálida, así que ajustamos el balance de blancos en una función para contrarrestar esa temperatura de luz cálida (aproximadamente 3200K).

Los datos EXIF:

mara: Canon 70D 
Focal: 11 mm 
Exposición: 25 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 400




0 comentarios:

Publicar un comentario