jueves, 4 de junio de 2015

The Way to the Milky Way

Comenzó la temporada de Vías Lácteas. Y comenzó, no solo en este blog, en el que, muy posiblemente, se mostrarán varias durante este verano, sino en redes sociales y portales fotográficos. Es la época en la que, muy posiblemente, habrá una saturación de fotos en las que la Vía Láctea se muestra con todo tipo de procesados. Yo intentaré no contribuir a esa saturación... pero permitid que hoy os muestre la que obtuvimos hace un par de semanas.

Esa noche nos juntamos Jose, Luis y yo. Teníamos ganas de tener un encuadre en el que pudiéramos hacer coincidir un árbol con la Vía Láctea, así que nos pusimos a buscar árboles que pudieran servirnos para tal propósito. Por fin encontramos nuestro objetivo. Eso sí, a punto estuvimos de no llevarnos la foto que hoy podéis ver. Seguid leyendo y veréis por qué.

Como de costumbre, esa tarde quedamos pronto para poder inspeccionar el lugar al que iríamos a hacer fotos. Primero localizamos una zona con árboles, en este caso, encinas, que serían nuestros protagonistas terrestres en la foto que íbamos buscando. Una vez hubimos llegado al lugar en cuestión, decidimos bajarnos del coche para trabajar la foto. Con esto me refiero a buscar encuadres, localizar la Vía Láctea y, muy importante, encontrar la hora a la que nuestra galaxia se situaría cómo y donde queríamos para cerrar un encuadre llamativo. Gracias a Photopills, una aplicación para Smartphones y Tablets de gran ayuda para el fotógrafo de paisajes y el nocturno, esta tarea no fue nada complicada.

Quince minutos más tarde estábamos en el coche para ir a buscar más fotografías que teníamos pensadas para esa noche. Sin embargo, un contratiempo iba a cambiar nuestros planes más inmediatos. Al montar en el coche empecé a sentir picor de ojos, picor de garganta, y, por momentos, comencé a notar que los ojos se me hinchaban y la nariz se me congestionaba. Seguro que muchos conocéis los síntomas: alergia. Sí, con unos síntomas como los que hacía años que yo no tenía. Para colmo, en mi botiquín no había antihistamínicos, así que sólo había 2 opciones: volvernos a casa, o buscar una farmacia de guardia donde poder comprar un antihistamínico que nos ayudara a arreglar la noche.Ya imaginareis por qué opción tiramos ;-)

Tomada la medicina, sólo había que cruzar los dedos y esperar a que hiciera efecto. ¿Qué mejor forma de hacer tiempo que sentados en la mesa de una bar con algún refrigerio?

Cuarenta minutos y 2 rondas con sus correspondientes tapas después, estábamos en el coche de nuevo dispuestos a contar estrellas. Poco antes de la hora marcada por Photopills estábamos de vuelta en el lugar de inicio. Y allí estaba la Vía Láctea. Es impresionante cómo, cuando tus ojos se han adaptado a la oscuridad, puede verse tal cantidad de estrellas en el firmamento.

Trípodes desplegados, cámaras colocadas, encuadre decidido... sólo quedaba pensar en el esquema de iluminación. Lo cierto es que no iba a tener mucha complicación. La iluminación la haríamos con linternas cálidas desde la derecha. La mayor dificultad se encontraba en repartir luz bien en el árbol y recorrer el campo arado para que éste quedara iluminado correctamente, todo en 30 segundos. 

Espero que os guste.

Los datos EXIF:

mara: Canon 70D 
Focal: 11 mm 
Exposición: 30 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 3200






2 comentarios:

  1. Hola , me gustaris saber si la fotografia es de 1 o varias tomas, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Albert.

      Se trata de una única toma. Tienes los datos de la foto al final del post. Un saludo!

      Eliminar