martes, 28 de junio de 2016

Vuelta al origen

Aún recuerdo el momento en el que empecé en esto de la fotografía nocturna. Dicho así suena a que han pasado muchos años, cuando, en realidad, no llega a cuatro. Recuerdo aquellas fotos que me dejaban con los ojos abiertos. Esos cielos increíbles. Esos vehículos abandonados que cobraban vida por la noche. Esas luces saliendo por puertas y ventanas de edificios en ruinas. Era impresionante. Qué ganas tenía de hacer esas fotos. ¡Qué ganas de imitar a los creadores de tan espectaculares fotos! 

Poco a poco me lancé a ello. Iba a localizaciones ya visitadas anteriormente. Generalmente eran elementos pequeños. Tractores, pequeñas torres, cabañas de campesinos y pastores...

Con el paso del tiempo los objetivos fotográficos empezaron a ser otros. Hubo  una evolución conseguida a base de fotografías y más fotografías. Sin embargo, eso no quiso decir, al menos en mi caso, que hubiera  perdido el interés por fotografiar esos elementos que hicieron enamorarme de la fotografía nocturna, qué va. Sigo disfrutándolo de igual forma. 

La noche que hicimos esta foto nos juntamos Felipe, Luis y yo, el equipo de Luces del Pasado casi al completo (esa noche Cristina no pudo apuntarse). Teníamos claro cuáles eran los objetivos para esa noche: chozos. No contábamos con tener un cielo muy llamativo tras haber visto la previsión meteorológica, pero por momentos el cielo se puso muy bien, así que esos momentos había que aprovecharlos. Teniendo en cuenta que, además, nos encontramos con una luna con una luminosidad muy alta, tienes que andar más fino eligiendo el momento, pues lo deseable es que esa luna aparezca algo tapada por las nubes para que no aparezca una mancha quemada en el cielo. Y una vez que ya tienes elegido ese momento, toca trabajar la iluminación de la foto.

Para esta foto, uno de nosotros se metió dentro del chozo para iluminar el interior y sacar luz hacia el exterior. Y para iluminar el exterior, hicimos como de costumbre: iluminación principal desde un lado, en este caso la derecha, y algo de luz de relleno desde el otro lado. El tipo de linterna para iluminar, linterna de luz cálida, por lo que el balance de blancos había que ponerlo frío. Lo suficiente para contrarrestar una temperatura de color de aproximadamente 3250K.

Y poco más. Una fotografía que no dio mucha guerra y que fue de resolución sencilla, pero que no nos disgustó en absoluto, pues nos hizo recordar esos comienzos en la fotografía nocturna. 


Los datos EXIF:

Cámara: Canon 6D 
Focal: 16 mm 
Exposición: 15 sg 
Apertura: f/2.8
ISO: 1600





0 comentarios:

Publicar un comentario