lunes, 6 de enero de 2014

Cena de Reyes

Ya he contado en alguna ocasión la fascinación que tengo por todo tipo de construcciones centenarias, en particular castillos... o lo que queden de ellos :-)

La foto con la que comenzamos el año es la de un castillo de planta cuadrada en un aceptable estado de conservación en su exterior, pero sin ningún tipo de estructura o habitáculo en su interior. Por desgracia no quedan paredes. Hablamos del castillo de Pioz, cuya construcción fue iniciada por Don Pedro González de Mendoza a mediados del siglo XV, aunque no se finalizó hasta finales del siglo, y no por Don Pedro González, sino por la familia del noble castellano Alvar Gómez de Ciudad Real, quienes pasaron a ser sus dueños tras un trato de intercambio de tierras propuesto por Don Pedro González de Mendoza, en el que, tanto la villa de Pioz, como el castillo a medio construir pasaron a ser de la posesión del noble castellano.

El día que visitamos el castillo se dieron una serie de circunstancias que hicieron que llegáramos al lugar con poca luz de sol. ¿Por qué digo esto?Cuando se pretende hacer fotografía nocturna, pienso que es conveniente visitar el lugar a fotografiar con luz de día y con tiempo suficiente, pues de esta forma se puede planificar mejor la foto. Se pueden ver encuadres posibles, decidir con tranquilidad la forma de iluminar y, algo muy importante, inspeccionar el terreno. Esto, que en un principio puede no ser útil, lo es, pues, si durante la iluminación de la escena, es necesario correr de un sitio a otro (el que ha hecho fotografía nocturna sabe que eso pasa muchas veces :-) ), hacerlo en oscuridad no va a ser fácil, si no conocemos el terreno, tanto como si lo hemos inspeccionado con luz del sol y podemos marcar (grabar en nuestra cabeza) el camino que tendremos que seguir. 

El castillo está prácticamente pegado al municipio, por lo que hay una fuerte contaminación lumínica en la zona, y ello se ve en la fachada lateral izquierda en la foto.

La iluminación la hicimos entre 2 personas. Una se encargó de la iluminación en el interior del castillo. Está hecha con varios toques de flash al que se hubo incorporado un gel de color rojo, y, además, aportando luz con una linterna de LEDs en la que también se incorporó un filtro del mismo color.

La segunda persona se encargó de iluminar con linterna cálida la parte de suelo que se ve en la parte inferior de la foto. Además, iluminó la parte inferior de la parte de muralla exterior que se ve en la foto, pues la luz perteneciente a contaminación lumínica . Esta parte, tenía una peculiaridad que puede apreciarse en la foto, y es que la piedra tiene un color más oscuro que el resto de las piedras del castillo. Esto, añadido a que la temperatura de color de la linterna usada no es la misma que la de las farolas cercanas que iluminan el resto del castillo, hace que el tono de esta piedra sea diferente. 

Más abajo podéis ver el resultado.

Por cierto, ¿quieres ver donde se colocó la cámara antes de que el sol se ocultara? Pulsa en:

Antes de...

Los datos EXIF: 

Cámara: Canon 500D 
Focal: 13 mm 
Exposición: 42 sg 
Apertura: f/4,5 
ISO: 400







0 comentarios:

Publicar un comentario