jueves, 29 de diciembre de 2016

Jimmy "Ojos Saltones"

Si seguís con cierta frecuencia este blog habréis podido comprobar que los vehículos ocupan una parte importante en el mismo. Chatarra que por el día podría pasar totalmente desapercibida a nuestros ojos, o que, incluso, podría hacernos pensar en la mala conciencia del antiguo dueño al decidir abandonar un vehículo inservible en medio del campo. 

No me gusta la gente que considera que, una vez que salen de su casa, tienen carta blanca para maltratar, sí, maltratar el medio ambiente, arrojando a la calle o al campo todo aquello que no les resulta útil. No deja de sorprenderme cómo puedes encontrarte latas de bebida vacías en el parque de la Laguna Grande de Peñalara. Nombro la Laguna Grande porque es un sitio donde he estado recientemente, pero perfectamente podría nombrar muchos otros donde el hombre deja huella de su paso en forma de botellas y latas vacías o de cualquier objeto que ya no les sea de utilidad.

Los vehículos abandonados son chatarra, escombros de los que acabo de hablar. Reconozco, sin embargo, que despiertan sentimientos contradictorios en mí. De día, basura que nunca debió ser abandonada. De noche, objetos codiciados por muchos fotógrafos nocturnos entre los que me encuentro yo. 

En esta ocasión nos juntamos Luis y yo, la mitad de Luces del Pasado, y nos fuimos hasta donde se encontraba este 600. El coche, o lo que quedaba de él, estaba tan escondido, que aun con cielos despejados pocas estrellas íbamos a poder ver.

La iluminación exterior,  carrocería y faros, la hicimos con linternas cálidas. Para el interior usamos un farolillo que aquella noche llevó Luis y que daba luz roja. Toda esta iluminación la hicimos en 30 segundos. Lo cierto es que, ya que no íbamos a ver estrellas en nuestra foto, y que, por tanto, no corríamos el riesgo de que nuestras estrellas salieran movidas, podríamos haber usado más tiempo. Aun así, vimos que no fue necesario emplear más de medio minuto.

Puede llamar la atención que en la foto haya sido tirada con una apertura de diafragma tan baja. Pensad que un diafragma muy cerrado nos va a dar una profundidad de campo mayor, es decir, el espacio de enfoque en nuestra foto será mayor. No sólo eso. El punto de enfoque más cercano a la cámara estará más cerca de la cámara cuanto más cerrado esté el diafragma, dada una distancia focal fija (14mm en nuestro caso). Para nuestros propósitos esto era importante pues íbamos a colocar la cámara muy cerca del coche.

Poco más que contar sobre esta foto. Si tenéis alguna duda o curiosidad no dudéis en preguntar.

¡Hasta la próxima semana!

Los datos EXIF:

mara: Canon 6D 
Focal: 14 mm 
Exposición: 30 sg 
Apertura: f/8
ISO: 800



0 comentarios:

Publicar un comentario